lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 20 || Mañana 11 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La asfixiante soledad de Elvira

PIEDRA, PAPEL, TIJERA

La asfixiante soledad de Elvira

23.07.11 - 00:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Muchos estarán pensando ya en la playa, el mar, en qué bañador se llevarán... Es época de descanso y relax. Pero no para todos. ¿Se imaginan no poder salir de un habitáculo reducido, sin luz, ni aire acondicionado, ni apenas ventilación, en el que el calor y la humedad se hacen insoportables, y sin tener contacto físico con ningún ser humano? Pensarán que hablo de algún preso en una celda de castigo en Guantánamo o similar, pero no. Así se ve obligada a malvivir por su enfermedad Elvira Roda, y en estos momentos su situación es crítica.
Y es que, si cuando le preguntaban hace meses qué es lo que más echaba en falta, ella contestaba que un abrazo, me temo que ahora su respuesta sea más prosaica: respirar sin ahogarse. La crueldad de su enfermedad no tiene límites. No solo la obliga a no tener contacto físico con nadie, a no disfrutar de la caricia de una madre, el beso de un enamorado, el reconfortante abrazo de su padre, la cercanía de una amiga con la que compartir sus penas -porque alegrías tiene pocas- o simplemente los cuidados que cualquier enfermo recibe en un hospital. No, en medio de esa soledad paliada tan solo por palabras de ánimo y cariño dichas a distancia, su única compañía real es su asfixiante ahogo, las náuseas, la sensación permanente de ahogo que le impide dormir como si fuera a morir al segundo siguiente. No dramatizo, esa es su situación.
Antes salía por las noches a tomar el aire, pero ahora las playas están tomadas -como es natural- por cuerpos que disfrutan del sol embadurnados de potingues, inofensivos para ellos y mortales para ella. Antes el viento de levante limpiaba de sustancias nocivas el entorno cercano a su encierro en la Patacona, pero ahora el poniente le echa encima los restos de pesticidas de las fumigaciones de Alboraya que quedan en el aire. Tiene que salir de ahí ya, pero acondicionar un transporte es complicado y muy caro. Y por eso escribo. Podemos ayudarla antes de que sea tarde: C/C Elvira Roda BBVA 0182 9553 34 0201532883
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
lasprovincias.es