Las máquinas irrumpen en los silos

El concejal electo de EU reclama a la Conselleria de Cultura la paralización cautelar de las obras de derribo de esta construcción Técnicos del Ayuntamiento y Avant acuerdan conservar elementos industriales de la harinera

T. RAMÍREZALICANTE.
Las máquinas irrumpen en los silos

La demolición de los silos de San Blas no se ha hecho esperar. Ayer una máquina excavadora inició su lento e inexorable trabajo de derribo de las naves industriales aledañas a los silos de las Harineras Magro. Una intervención que desde la gerencia de Avant, la sociedad que impulsa el proyecto del soterramiento de las vías del tren para permitir la llegada del AVE, calificaron como de «trabajos previos» a la demolición de los silos, que está prevista llevar a cabo a partir del próximo lunes.

Antes de que se iniciara el derribo de la nave y de los restos de construcciones aledañas a los silos, los técnicos del Ayuntamiento, de la sociedad Avant, la empresa responsable de las obras, así como la restauradora municipal y el asesor de Alcaldía en asuntos culturales, Luisa Biosca y Juan José Amores, para determinar los elementos industriales que se podían conservar. Entre ellos, maquinaria que se utilizaba para la producción de harinas, las chimeneas existentes en este espacio, y también dos columnas de piedra adosadas a los restos del muro que rodea la fábrica.

La demolición de la nave de los silos fue seguida de cerca por el concejal electo de Esquerra Unida (EU), Miguel Ángel Pavón, y la diputada autonómica de Compromís, Mireia Mollà, que mostraron su perplejidad y rechazo a esta actuación que calificaron de atropello contra un edificio que es un claro exponente del escaso patrimonio industrial que queda en la ciudad. Ambos políticos culparon al Ayuntamiento y a la Generalitat de no defender y preservar este patrimonio cultural.

Momentos antes de que las máquinas comenzaran las obras del derribo, Pavón presentó en la dirección territorial de la Conselleria de Cultura un escrito en el que solicita que se acuerde de forma urgente e inmediata, en aplicación de la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano, la suspensión cautelar de las obras de demolición de los antiguos silos de San Blas. Recordaba que el pasado mes de mayo reclamaron ante esta misma dirección territorial la inscripción de los silos en el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano y que no han tenido respuesta.

Por ello, el representante de EU anunció su intención de presentar una denuncia ante el Seprona, que tiene competencia en la conservación del patrimonio cultural , y no descartó denunciar a la Conselleria por un presunto delito de dejación de funciones. La diputada de Compromís lamentó esta intervención que elimina parte del legado industrial y señaló que mañana domingo celebrarán una concentración para manifestar su rechazo al derribo del edificio de las antiguas Harineras Magro.

Vecinos

Por su parte, vecinos y comerciantes de la zona manifestaron su satisfacción por la demolición de la nave que ha permanecido abandonada durante muchos años. Aseguran que ha sido un foco de problemas, pues en este lugar se cobijaban indigentes que han protagonizado peleas y provocado numerosos incendios del inmueble.

Fotos

Vídeos