lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 20 || Mañana 17 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La 'ley de la selva' vence a la Ley Antitabaco

Castellón

La 'ley de la selva' vence a la Ley Antitabaco

03.04.11 - 00:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las fiestas de la Magdalena de este 2011 están marcadas, además de por el estreno del título de Interés Turístico Internacional, por la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco, que prohibe fumar en todos los lugares públicos. En todos sin excepción.
Sin embargo, ya se sabe que en fiestas no hay normativa que valga, ya pasó el Día de las Paellas de Benicàssim, cuando quien más o quien menos sació su mono de nicotina en el interior de los locales de ocio del municipio sin que nadie le llamara la atención por ello.
La gente aprovecha cualquier descuido para saltarse las reglas, entre ellas, la que prohibe encender un pitillo en collas, gaiatas, bares y restaurantes. Basta con darse una vuelta por este tipo de locales para comprobar que la ley de la selva reina estos días en Castellón, mientras la Antitabaco se queda aparcada en el cajón hasta que mañana lunes la ciudad vuelva, irremediablemente, a la cruda realidad. Esa realidad en la que los fumadores quedan relegados a las terrazas y sólo encuentran refugio en sus casas -si es que sus compañeros de piso o familiares se lo permiten- o en los establecimientos 'insumisos', como el bar Spirit de la capital de la Plana, donde la prohibición apenas llegó a aplicarse.
Cabe recordar que desde la Conselleria de Gobernación ya se advirtió en su día que no habría excepciones en fiestas. Ni collas ni gaiatas podían permitir fumar en sus locales. «Si alguien entra con un cigarrillo en una colla o en una carpa, lo primero es advertirle de que no se puede fumar. Si se niega, tenemos que llamar a la Policía y ellos se harán cargo», señalaba Juanjo Trilles, desde la Federació de Colles de Castelló, días antes del inicio de la Magdalena.
No obstante, muchas de las personas vinculadas al 'món de la festa' se mostraron reacias desde un principio a convertirse en vigilantes jurados. «Nosotros no tenemos por qué estar pendientes de si entra alguien fumando o no», explicaba Alejandro, que desde el pasado sábado tiene en la colla que comparte con sus amigos de toda la vida su segunda residencia. «Estamos aquí muchas horas al día y, si nos apetece fumar y los niños están en la calle, fumamos», apuntaba este joven.
Trilles comparte este pensamiento. «Las collas son como si fueran la casa de uno, se puede hacer lo que se considere, aunque si una persona no quiere que los otros fumen debería respetarse esta decisión, especialmente si hay criaturas en el recinto», argumenta. Aún así, recuerda, en caso de que alguien interponga una denuncia, la responsabilidad recae sobre los encargados del espacio.
Por su parte, el presidente de la Gestora de Gaiatas, Andrés Bort, ya dijo en su momento que la nueva legislación no afectaría en gran medida a las distintas comisiones, ya que la mayoría de eventos se celebran al aire libre fuera de los locales, algo que ha sido posible gracias al buen tiempo. De hecho, Bort afirmó que son numerosas las gaiatas que llevan ya un tiempo prohibiendo fumar dentro de las instalaciones por respeto a aquellos que no lo hacen y a los niños que hay.
Quienes sí fuman sin que nadie se lo impida son los vecinos y visitantes que, cada noche de Magdalena, se acercan a la carpa instalada en la plaza de Las Aulas para bailar al son de las diferentes orquestas contratadas para divertir al personal. Algo que, en principio, no parece del todo legal, y es que la nueva Ley Antitabaco define lo que se considera espacio al aire libre y especifica: «Se entiende por espacio al aire libre todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o parapetos». La de este emblemático entorno cuenta con un total de tres.
También hay quien aprovecha las aglomeraciones para echar un pitillo en lugares prohibidos. Entran en bares en los que se sirven bebidas para llevar y, en el caso de que les llamen la atención, sueltan un «¡Uy, perdón, no me había dado cuenta!» y salen como si nada.
Los baños, un refugio
Otros, más astutos, se agazapan en el cuarto de baño de restaurantes y discotecas para 'matar' su mono de humo. Y es que estos fumadores insaciables son conscientes de que los propietarios y empleados de este tipo de establecimientos tienen demasiado trabajo como para estar pendientes de si se cumple o no la normativa.
Tampoco se ha incrementado el número de agentes vigilando este menester, pues las fuerzas de seguridad se ven desbordadas durante la semana festiva. Con todo, lo cierto es que esta primera Magdalena sin tabaco parece más un entrenamiento. Quizá el año que viene la sociedad esté más preparada.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Mapa interactivo
Propuestas gastronómicas, sugerencias de ocio, rutas, alojamientos, restaurantes...

Noticias de Castellón

lasprovincias.es