lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 7 / 17 || Mañana 7 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La posibilidad histórica de Valencia de «hacerse valer»

Valencia

La posibilidad histórica de Valencia de «hacerse valer»

06.03.11 - 00:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
LAS PROVINCIAS vuelve esta semana a tratar los retos que se plantea Valencia en los próximos años, tras la llegada del tren de Alta Velocidad el pasado año, en sus relaciones con Madrid, pero sobre todo con Barcelona. En esta ocasión, el periodista Francisco Pérez Puche, el arquitecto Javier Domínguez, el geógrafo Josep Vicent Boira y el economista Fernando Giner, moderados por el jefe de Opinión de LAS PROVINCIAS, Pablo Salazar, llegan a la conclusión de que Valencia se encuentra en una posición privilegiada en uno de los vértices del triángulo formado además por Madrid y Barcelona, y que no debe desaprovechar esa oportunidad para «hacerse valer», como llega a decir Giner.
Y quién mejor para ejemplificarlo que el que fuera fundador y director de LAS PROVINCIAS, Teodoro Llorente. Fue Josep Vicent Boira quien mentó unas palabras del periodista en 1864, que en su oda entre Valencia y Barcelona demostró una «buena dosis de intuición», según el geógrafo, al decir que son 'dos ciudades hermanas bañadas por el mismo mar'. «Parece un antecedente muy acertado» y ejemplifica cómo deben ser las relaciones entre las dos capitales, Valencia y Barcelona.
Relaciones complicadas con Barcelona
La primera intervención de los ponentes en el debate, del que se ha extraído un resumen que se puede ver en lasprovincias.es, fue para posicionarse. Javier Domínguez explicó que Valencia y Barcelona «son muy diferentes y se han mirado con recelo durante los siglos XIX y XX». En arquitectura, «como en el fútbol, Barcelona ha sido una referencia desde hace siglo y medio por su diseño y es un modelo nacional e internacional. Hay una insalvable diferencia». Así que comparar la arquitectura en las dos ciudades es como comparar el «Valencia de Soldado con el Barça de Messi».
Francisco Pérez Puche cree, por el contrario, que las dos ciudades cuentan mucho y «forzosamente tienen que ser complementarias». Sí reconoce que Barcelona supo aprovechar las oportunidades que tuvo para desarrollarse y darse a conocer, como la Exposición de 1929 o las Olimpiadas de 1992. Para Valencia «la herida fue mayor por el desarrollo sevillano a partir de los años 90», ya que quizás se pudo convertir en la tercera en discordia tras Madrid y Barcelona. Puche cree sin embargo que la competencia es muy saludable. «El problema llega cuando interviene la política, todo se complica. Y sobre todo si esa política es nacionalista».
Para Josep Vicent Boira, las relaciones entre Valencia y Barcelona han tenido muchos altibajos. «Hemos pasado por momentos complicados, pero la realidad es que no son ciudades tan contrapuestas o enfrentadas. La economía también ha intervenido, además de la política, en las relaciones». La escala de ciudad, sin embargo, ya no es la escala apropiada, sino la de las «regiones urbanas». El eje mediterráneo, por ejemplo, «con dos ciudades líderes en un espacio que cada vez toma mayor protagonismo en el mapa». Ahora los barcos de China no eligen entre atracar en Barcelona o en Valencia, sino en utilizar el Atlántico o el Mediterráneo para acceder a Europa. «La política, sin embargo, ha estropeado muchas veces las buenas intenciones».
Fernando Giner apunta que entre la Comunitat Valenciana y Europa está Cataluña. «En ese eje mediterráneo un entendimiento se hace preciso». Y Valencia está en el centro del Mediterráneo. Pero, ¿cómo dialogamos con Barcelona? «Yo estoy convencido de que desde la Copa América las negociaciones pueden ser de tú a tú. Estratégicamente es bueno que nos entendamos con Cataluña para hacer realidad ese eje mediterráneo».
Domínguez discrepa. Cree que la experiencia y el capital humano de los catalanes ha sido vital. Y en Valencia, los grandes eventos, como la Copa América o la Fórmula 1, no se han sabido aprovechar, como Barcelona sí lo hizo 20 años antes. «Y solo falta ver cómo está el puerto actualmente». El arquitecto critica, por ejemplo, la «excesiva opacidad de las cuentas públicas».
Fernando Giner rebate que como ciudadano «tengo la sensación de que hemos ganado terreno». Hace años «entraba en Cataluña y me quedaba impresionado. Al volver, me acuerdo que a la altura de La Pobla de Farnals ya nos parábamos en un atasco. Yo creo que en 10 años para acá Valencia sí ha sabido ponerse a la altura. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que Cataluña no se va a quedar quieta como lo ha hecho los últimos años».
Pablo Salazar intenta concretar la cuestión: «¿Estamos de igual a igual con Barcelona?». Francisco Pérez Puche cree que los valencianos tienen complejos en ese sentido, y recordó al expresidente de la Generalitat Valenciana, Joan Lerma, quien dijo aquello de que «los invertebrados también son felices. Llegó Zaplana y le plantó cara a Cataluña. En aquel momento, por ejemplo, llegó el problema de las televisiones. Entonces también comenzamos a cambiar las cosas y a endeudarnos». Boira contesta que sí, que Valencia «ha avanzado mucho para estar de igual a igual».
¿A quién le interesa el corredor?
Josep Vicent Boira pide, antes que nada, no olvidar «de dónde viene el presupuesto. El Ministerio de Fomento ha diseñado las redes viarias y las infraestructuras desde el siglo XIX. Y tenemos que combatir esa España radial». Javier Domínguez cree que no se entiende que el AVE llegara, por ejemplo, antes a Valladolid que a Valencia. Boira y Salazar dudan de la rentabilidad del AVE a Galicia, donde el ministro de Fomento ha comprometido incluso su cargo.
Concretando el debate sobre el corredor mediterráneo, Boira cree que a Cataluña le conviene más estar integrada dentro de un corredor. «Y lo que está claro es que si apuestan por ese eje es porque creen que es una prioridad para su economía. Y la prueba está en los hechos. Es inaudito que tres empresas del sector de la automoción, Nissan, Seat y Ford, se pongan de acuerdo para reivindicar el corredor».
Domínguez habla de que la transición política ha fomentado «la endogamia y posiciones que no tienen sentido». Ha habido, por parte de los políticos, una «metida de pata continua». En Estados Unidos, la investigación es de «un nivel que en España no se vislumbra por ningún sitio. Barcelona nos puede aportar muchísimo. No dividas y vencerás».
Pérez Puche recuerda el pensamiento fusteriano en el que la 'felicidad de los valencianos' pasaba por igualarse con Cataluña. A los 50 años de la concepción de los Països Catalans que Fuster inició, ha habido una «transformación y una digestión, también del blaverismo, que ya no tiene el radicalismo de aquellos tiempos». Por ejemplo, el nacionalismo de Artur Mas ya no es el mismo que el de Pujol. Y los valencianos «también hemos cambiado, aunque antes llevábamos naranjas hacia el norte y ahora lo que transportamos son coches. Así que el corredor mediterráneo es imprescindible, pero también el corredor Madrid-Valencia».
La economía global y el nacionalismo
Salazar lanza otra cuestión: «¿hay que mirar a todos, a Madrid y a Barcelona?». Fernando Giner le contesta con un símil futbolístico. El próximo 20 de abril se jugará en Valencia la final de la Copa del Rey entre Madrid y Barcelona. «Tenemos una posibilidad histórica para hacernos valer, y ¿por qué no puede ser el 20 de abril el inicio? Nos tenemos que entender con Madrid, con Cataluña, pero también con Murcia o con Baleares, porque un chino nos ve a todos como una sola provincia». Puche cree que la economía manda. «Y debemos ser amigos de quien nos compre, porque el poder está en los mercados».
El jefe de Opinión de LAS PROVINCIAS introduce otra cuestión: «¿el nacionalismo no distorsiona los debates?» Domínguez contesta rápidamente: «la política va en el vagón de cola y es un freno muy fuerte al progreso. Cada vez que veo que en les Corts se ponen a legislar creo que es una pérdida de tiempo y dinero. Y Cataluña da pasos de gigante. Por ejemplo, con la limitación de velocidad por cuestiones medioambientales. Lo de los 110 kilómetros por hora es un chiste comparado con lo que hace Cataluña. Y España es un caos en política energética».
Boira objeta sin embargo que los resultados electorales en Cataluña «son un ejercicio de democracia evidente, aunque reconoce que el independentismo en Cataluña es una tentación y en parte una frivolidad». El presidente Mas, sin embargo, «no caerá ahí, aunque es verdad que España tiene cosas que hacer para disminuir ese nacionalismo».
Pregunta Salazar si «no corremos el riesgo de ser el patio trasero de Madrid». Giner cree que el AVE «debería haber llegado hace 10 años. Y en Madrid debería hacer valer «el balance fiscal, porque nuestra contribución neta es positiva». En cuanto a infraestructuras, Domínguez apunta que se han tomado «decisiones muy equivocadas, como el aeropuerto de Castellón», que calificó de «auténtica barbaridad». Y gestionar mal tiene sus consecuencias. En este sentido, cree que por ello «ahora los jóvenes no tienen el menor interés». Boira redunda en esa idea. «Necesitamos una nueva política con ideales nuevos, la que los jóvenes están buscando».
Pérez Puche recuerda que «esta casa, LAS PROVINCIAS, lleva casi siglo y medio debatiendo cómo somos los valencianos. «Tenemos una baja intensidad nacionalista y nos gusta gustar, estar a bien con todos». Giner se muestra de acuerdo, aunque cree que ahora la sociedad ha cambiado tanto que hay que «reivindicar las herramientas necesarias para competir».
Boira cree que quien gane en las elecciones de mayo tendrá que diseñar una nueva política. «Será un excelente momento para plantearnos adónde vamos». Pérez Puche recuerda al que fuera director de LAS PROVINCIAS, Martí Domínguez, que comparaba a Valencia con una joven que está sentada bordando, que «se le hace el culo gordo y necesita un novio para que la saque a bailar. Pues bien, Valencia no necesita un novio, sino varias parejas para bailar en cada momento con quien mejor sepa hacerlo». Boira destaca: «se está diseñando un nuevo mapa de Europa», a lo que Puche añade que una generación de profesionales se ha formado duramente con esta crisis y los políticos no han estado a la altura. «Hay una separación de la política porque a la gente no le gusta lo que ve».
En Tuenti
La información de los barrios de Valencia y sus comercios, ahora en internet.
Noticias, agenda, fotos...
Servicios, guía útil...
Entrevistas, gente...
Lo que más te interesa...
Reportajes, comercios...
La información cercana...
Más imágenes destacadas de 1982
Las fotos de la pantanada de Tous de 1982 y sus consecuencias
Síguenos en ·
lasprovincias.es