lasprovincias.es
Lunes, 20 octubre 2014
claros
Hoy 18 / 26 || Mañana 17 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Dolores y emociones

PÍLDORAS GENÉRICAS

Dolores y emociones

19.02.11 - 00:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Carlos Gener*. Sin duda, Sir William Osler es considerado con motivo el padre de la medicina moderna. Cómo no, también meditó sobre los efectos de la psique sobre el organismo en su conjunto o considerado en sus distintas partes, es decir, mente y cuerpo interactuando. ¿Cómo pudo pasarse esto por alto durante tanto tiempo? Seguramente una rémora del antiguo dualismo Cartesiano, recurrente y residual, afortunadamente ya abandonado. En muchas ocasiones se olvida, no solo que el cuerpo humano es una unidad, si no que dicha condición contiene también la mente (y el alma, claro).
Mente y cuerpo son unidad, ambas realidades se hallan íntimamente unidas, imbricadas sin remedio ni discontinuidad. Dejó escrito el Dr. Osler: «Los órganos lloran las lágrimas que los ojos se niegan a derramar». Magnífica frase que lo dice todo sobre esta cuestión, de la forma más sencilla, gráfica y escueta. Cuantas ocasiones hay en que un dolor u otro padecimiento queda inexplicado por las exploraciones, análisis y pruebas, y sin embargo está ahí: duele la espalda, la cadera o el oído; aparece una úlcera de estómago o se produce una angina de pecho.
No obstante, el asunto tiene su miga, porque así como podemos analizar y evaluar con precisión creciente una Tomografía Axial Computada, el asunto de valorar sentimientos, pongamos por caso uno como la angustia, como no se les escapa a Uds., es una tarea ardua, cuando no imposible, por el grado de subjetividad que implica dicha valoración. Así se dice "somatización" cuando se quiere hacer referencia a la conversión de un conflicto psicológico en un trastorno somático. Por ello se habla de enfermedades psicosomáticas. Así es, al igual que existen enfermedades 'somatopsíquicas', es decir trastornos somáticos que acaban produciendo un trastorno psicológico. Realmente es un círculo vicioso. Las emociones influyen en nuestro cuerpo al igual que éste influye en nuestras emociones.
El asunto no es nuevo, ya Erasístrato en la Antigüedad (entre 310-250 aC), buscó una posible relación entre la enfermedad somática y un trastorno mental. Parece ser que el término 'psicosomático' fue utilizado por primera vez por Johann Christian Heinroth, en 1818, al entrar en la discusión sobre las causas del insomnio. El concepto de 'medicina psicosomática' fue acuñado por Félix Deutsh, en 1922, cuando describió sus hipótesis respecto al origen de este tipo de enfermedades.
Ya en el siglo XX, Chiossa defendió que el concepto 'enfermedad psicosomática' realmente debería aplicarse a cualquier tipo de enfermedad, puesto que toda entidad nosológica padecida por la criatura humana encierra simultáneamente componentes de tipo orgánico y psíquico. Los estudios de Freud sobre la histeria, le llevaron a descubrir la relación existente entre el síntoma histérico y un conflicto psicológicos. El autor moravo postuló que si existe un conflicto psicológico que no se puede resolver mediante el pensamiento, esto desencadenará, necesariamente, un síntoma psicológico, por ejemplo una fobia, o uno orgánico.
Con frecuencia, las personas con problemas psicosomáticos no han logrado que alguien encuentre una causa orgánica a sus síntomas, y tras diversos tratamientos no mejoran. Así, los fármacos les ayudan durante una temporada, hasta que aparece un nuevo síntoma. La psique se escurre como una anguila.
Ante un dolor o una molestia de tipo físico solemos pensar que padecemos una enfermedad física, sin embargo la mayoría de las veces esto no es así. Se olvida frecuentemente que la salud no es el silencio del cuerpo, y que no todos los síntomas o molestias son causados por una enfermedad física. De hecho, de las molestias que sentimos a diario, el 70 por ciento se debe a causas naturales. Sólo un 5 por ciento de nuestros dolores se deben a enfermedades físicas, y sólo un 10 por ciento se deben a causas graves. Así que de 1000 molestias, sólo 4 se deben a enfermedades graves. Un 25 por ciento de las molestias físicas que sentimos se deben a causas psicológicas. Aquí es donde se incluiye a las enfermedades psicosomáticas.
La ansiedad, el estrés, la tristeza, la depresión son capaces de actuar sobre diversas hormonas, produciendo cambios en nuestro organismo que nos hacen ser más sensibles al dolor e influir en diversas enfermedades. Se han realizado diversos estudios que relacionan el estrés con el cáncer, demostrándose que el primero puede influir en el origen y en el curso del segundo, la enfermedad. Igualmente, se ha demostrado que en las personas deprimidas se manifiesta una importante debilitación del sistema defensivo del organismo, con lo que son presa de la enfermedad más fácilmente y se recuperan con más dificultad de ellas.
El Dr. Flanders Dunbar, en su 'Mind and Body: Psychosomatic Medicine' (1947), ya habló muy interesantemente de estos asuntos. Y Shakespeare, en King Lear, acto II, escena 4: «When nature, being oppress'd, commands the mind To suffer with the body». ¡Qué listo el dramaturgo! Y qué gran escritor. Rey Lear es una joya del 'sufrimiento psicosomático'.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Dolores y emociones

Las mujeres en estado suelen sufrir acidez a lo largo del embarazo. LP

Más imágenes destacadas de 1982
Las fotos de la pantanada de Tous de 1982 y sus consecuencias
Síguenos en ·
lasprovincias.es