lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 12 / 17 || Mañana 10 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
José Ángel Mañas y el género policiaco

Culturas

José Ángel Mañas y el género policiaco

En 'Sospecha' Mañas presenta una novela en la que el principal implicado de un crimen perpetrado en Madrid es un policía

20.11.10 - 00:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
José Ángel Mañas se dio a conocer en 1994 al obtener el puesto de finalista del Premio Nadal con sus ya legendarias 'Historias del Kronen'. Desde entonces este autor ha probado a hacer diferentes incursiones en varios géneros novelísticos: el histórico, el folletinesco, el genero negro. Precisamente a este último pertenece su nueva entrega narrativa en la cual regresan Pacheco y Duarte, los dos agentes que ya aparecieron en la novela 'Caso Karen', publicada en 2005 y que ofrecían dos personalidades antagónicas que daban un gran juego argumental y psicológico.
Pacheco es el introvertido, el insociable, el que posee una emotividad conflictiva y también el cocainómano. Duarte es, en cambio, el comunicativo, el simpático, el aficionado a las mujeres, el artista de la seducción y el impenitente putero. Ambos se están encargando de investigar el truculento caso de violación y asesinato de una pobre dependienta de farmacia en una localidad de la Comunidad de Madrid. Ambos siguen los pasos a un psicópata que ha sido excarcelado hace poco tiempo y del cual tienen verosímiles indicios como el de su presencia en la zona del crimen en los días previos al luctuoso suceso. Pero el caso va a dar un inesperado giro cuando es Duarte, el mujeriego, el que repentinamente se convierte en el principal sospechoso. Mañas consigue hacer convincente ante el lector esa nueva situación y poner el argumento patas arriba a partir de esa 'Sospecha' que es la que da el título al libro. Como a la vez consigue crear alrededor de ese personaje una sugerente y angustiosa atmósfera al que colabora físicamente el 'marco incomparable' de la acción novelística, el Madrid periférico y feo de las clases más desfavorecidas y de la inmigración, de las drogas y los atracos, de las calles populares y sombrías, de las fachadas sórdidas en las que la 'Sospecha' se va pegando como un cartel arrugado y como un estado de ánimo que va cercando a Duarte tanto o más que la propia experiencia carcelaria y que la caída en desgracia.
Mañas ha intentado relacionar este argumento, por sí mismo lo bastante vigoroso, con el actual momento de crisis que hoy está viviendo España y con el desmoronamiento del sector inmobiliario. Ha intentado dibujar en un fresco social la 'víspera' de la recesión económica con el fin legítimo de dotarle al texto de una dimensión más honda y amplia, que la verdad es que resulta innecesaria y hasta un poco forzada en algún momento aunque este hecho no desmerece el conjunto de un argumento bien planteado y de un estilo eficaz así como de un retablo 'urbanita' que tiene sus antecedentes no sólo en el realismo sucio norteamericano, que suele ser recurrente referencia para la generación de Mañas, sino también en las páginas en castellano del Umbral de 'Travesía de Madrid' o del Baroja de 'La lucha por la vida'.
Omitiendo ese trasfondo geográfico y social del libro, que adquiría más relieve -hasta hacerse sustancial- en aquel primer Mañas de las 'Historias del Kronen', donde tiene su gran hallazgo 'Sospecha' es en la singular situación que sabe plantear del 'policía cuestionado', en ese asfixiante proceso que él describe de manera realista de derrumbamiento en el que todas y cada una de las seguridades que componen una vida normal se van descomponiendo implacablemente. A la novela de signo colectivo se le opone así un proyecto contrapuesto de narración psicológica que apunta a otros intereses distintos. Se le opone, en definitiva, la trama y el drama humanos, que a su vez quedan reforzados, más que por el paisaje, por el propio paisanaje que rodea a Duarte, ese ambiente de sus compañeros de trabajo tejido de relaciones de rivalidad, de roces y complicidades, de fobias y empatías, que tejen la vida diaria; la propia relación que mantiene con su compañero Pacheco y que es seriamente puesta a prueba.
En este sentido da igual que la historia se desarrolle en el 2005 y en las circunstancias que prefiguraron la España del 2010. Lo que importa es la situación que se crea y esa negritud del género que consigue superponerse sobre la propia trama policíaca curiosamente. Porque llega un momento en que al lector se le olvida el propio aspecto de la intriga para ponerse de parte del protagonista y de su situación más que complicada.
En Tuenti
José Ángel Mañas y el género policiaco

José Ángel Mañas. ::MITXEL ATRIO

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
lasprovincias.es