lasprovincias.es
Viernes, 25 julio 2014
claros
Hoy 22 / 27 || Mañana 21 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las lágrimas de un asesino

Sociedad

Las lágrimas de un asesino

El joven condenado por matar a golpes a un subinspector de Hacienda en Alicante pide clemencia entre lloros al tribunal

12.11.10 - 00:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Las lágrimas de un asesino
Dos policías trasladan al homicida a la Audiencia Provincial de Alicante. /Á.D.
Ricardo García, el joven condenado a 20 años y 8 meses de cárcel por asesinar de una brutal paliza a un subinspector de Hacienda, se deshizo ayer en lágrimas para pedir clemencia al tribunal de la Audiencia Provincial de Alicante que dictó sentencia.
El acusado reiteró, como ya hizo hace unas semanas en el juicio, que no tenía intención de acabar con la vida de Francisco José Avilés y aseguró que en la época en que cometió el crimen, el 26 de noviembre de 2008, estaba «muy mal» a causa de su adicción a las drogas.
García, que tiene ahora 21 años, compareció ante la sala porque ésta debe prorrogar su estancia en prisión preventiva, pues su abogado ha recurrido la condena ante el Tribunal Supremo. El asesino quiso incluso entregar una carta manuscrita a los magistrados, pero estos no la aceptaron porque el caso está cerrado a falta de la sentencia de casación y no se pueden incluir al sumario nuevos documentos.
La Audiencia le impuso 17 años y 3 meses de cárcel el pasado mes de octubre por «la brutalidad y sinrazón» del crimen, y 3 años y 5 meses más por robar varios efectos a la víctima, entre ellos sus tarjetas de crédito.
Los hechos conmocionaron a la sociedad alicantina y desencadenaron manifestaciones y concentraciones de repulsa de los compañeros de trabajo de la víctima.
Avílés encontró la muerte cuando se dirigía como cada mañana a su puesto de trabajo en la delegación de la Agencia Tributaria en Alicante. Eran las siete de la mañana del 26 de noviembre de 2008. El funcionario bajó del tranvía cuando García, que venía de marcha, comenzó a seguirle. Según la sentencia, con el propósito de robarle, el asesino le atacó por la espalda con un golpe. El perjudicado cayó al suelo y entonces se inició «una brutal agresión» con puños y patadas tanto en la cabeza como en el torso para robarle la cartera y huir.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Mapa interactivo
Propuestas gastronómicas, sugerencias de ocio, rutas, alojamientos, restaurantes...
lasprovincias.es