lasprovincias.es
Jueves, 17 abril 2014
nuboso
Hoy 15 / 18 || Mañana 13 / 19 |
más información sobre el tiempo

Motor

Estás en: > > >
Alonso pelea entre favelas

Motor

Alonso pelea entre favelas

Red Bull amenaza con sepultar la identidad latina en el circuito brasileño

06.11.10 - 00:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Red Bull amenaza con sepultar la identidad latina de Interlagos. Siete de los últimos ocho propietarios de la 'pole' en Brasil hablaban español o portugués (Montoya en 2002, Barrichello '03, '04 y '09, Alonso '05 y Massa '06 y '08). Una tradición moderna que no cuadra con el paisaje que pretenden dibujar hoy los coches energéticos, potentes ayer sobre el asfalto bacheado de Sao Paulo frente a unos Ferrari renqueantes. Falló el coche de Massa (problemas de embrague) y tampoco funcionó a la primera el de Alonso, tercero en la segunda manga. El motor del F10 del asturiano ya había rebasado los 1.500 kilómetros (tres carreras) que se conceden de vida a un propulsor de un Fórmula 1 y en Ferrari esperaban su muerte, kilómetro arriba, kilómetro abajo.
El estacionamiento de Alonso junto a las vallas a primera hora de la mañana sobresaltó a los seguidores brasileños, que convierten Interlagos en lo más parecido a un estadio de fútbol. «Nada grave -zanjó el ovetense-. Era un problema esperado y nos ha faltado completar tres vueltas». La pasión brasileira, transportada a un deporte poco dado a los sentimientos como la Fórmula 1. La pasión y también la miseria. Interlagos es el otro mundo, la pasarela con capacidad para mover conciencias en el mundo sibarita de la Fórmula 1. Un reducto sin credenciales para someterse al microscopio de la opulencia. Mientras ingresan en el circuito grandes fortunas del planeta, hay tiros en el exterior.
En los tres últimos años, ha habido al menos dos ataques con arma de fuego a coches acreditados por parte de menores de edad. Un periodista español y la ex jefa de Prensa del equipo Toyota vieron el peligro en los ojos y las manos de niños de diez, once o doce años. Los chavales dispararon a los coches en alguno de los semáforos que gestionan el tráfico de la avenida de Interlagos hasta el circuito.
Interlagos es uno de los barrios más pobres de Sao Paulo, una urbe excesiva de 17 millones de habitantes que se atascó un día y así se quedó. Aquí no hay campos de golf ni yates en panorámica. Se ven abuelos en pantalones de deporte y camisetas de tirantes, madres cargadas con la compra tirando de carros, niños descalzos que observan con ojos de águila, bares sin nombre y tiendas desvencijadas donde el producto estrella es la segunda mano y moteles a 35 reales, 14 euros la noche con desayuno incluido.
Se ve gente apiñada a cientos en las avenidas frente a las paradas de autobús. El metro de Sao Paulo no llega a este barrio del suroeste que durante unos días cambia su dinámica vital con la Fórmula 1.
Sao Paulo es la ciudad del mundo donde más helicópteros despegan a diario. Se entiende a la primera. Cualquiera se dejaría arañar el bolsillo a cambio de horas de paz, sin fundirse en los océanos de coches y bocinas sobre el asfalto. También se entiende por el peligro latente. Detenerse en algún punto conflictivo, alejado del centro puede suponer un atraco inmediato o algo peor. Por ese motivo, casi todos los coches de la ciudad se fabrican tintados. Al menos, tres de cada cuatro.
Visto lo visto, en Interlagos han florecido las patrullas de policía durante los días en que se disputa el Gran Premio. Cada quinientos metros, una camioneta de la policía civil metropolitana controla la convivencia. La gente es amable y cálida en Sao Paulo, pero en Interlagos la mayoría vive en el umbral de la pobreza.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Alonso pelea entre favelas

El ferrari de Alonso pasa a pocos metros de las chabolas. :: REUTERS/SERGIO MORAES

buscador

Buscador de deportes
buscar

Ocio Gratis

lasprovincias.es