lasprovincias.es
Jueves, 2 octubre 2014
nuboso
Hoy 19 / 24 || Mañana 19 / 25 |
más información sobre el tiempo

Alicante

Seguros de maternidad

06.04.10 - 00:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El reloj biológico de la reproducción ya se puede parar. La tesitura que muchas mujeres se plantean a la hora de tener un hijo -profesionalmente están alcanzando sus metas, no tienen pareja o todavía no cuentan con una estabilidad laboral pero por su edad no pueden retrasar más el momento- se está resolviendo gracias a los seguros de maternidad.
Este 'contrato' es la última tendencia en fertilidad y cada vez cuenta con más adeptas. Y es que el procedimiento que permite salvaguardar la concepción es muy sencillo: consiste en la congelación de los óvulos para años después, superada con creces la cuarentena y cuando la curva de la fecundidad ha descendido de forma importante, convertirse en la receptora de la donación que realizó y teniendo las mismas capacidades que cuando era más joven. Una técnica importada hace pocos años, y que ya cuenta con una demanda.
Cuando se puso en marcha, la vitrificación se dio a conocer y se 'vendió' sobre todo para dar respuesta a las mujeres que sufrían un cáncer y que antes de someterse a tratamientos de quimio y radioterapia tenían la posibilidad de preservar su fertilidad.
Un avance importante y que ponía fin a otro trauma psicológico que padecen las pacientes oncológicas jóvenes, que una vez superada la enfermedad, tenían que asumir que se les había cortado la posibilidad de tener hijos. Sin embargo, esta vía se ha abierto y cada vez son más las alicantinas que, con cargos empresariales, también se están convirtiéndo en donantes de sí mismas.
«Es la segunda revolución» en el área de la reproducción asistida, asegura el director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de Alicante, Manuel Muñoz, quien está convencido de que en unos años este volumen de usuarias, las que lo hacen por cuestión laboral, se va a disparar. Hasta el momento, del total de óvulos vitrificados, el 5% corresponden a este colectivo.
Un cambio social
Para respaldar esta previsión se basa en el cambio social que se ha producido con el retraso de la edad media de la maternidad. Si hace años se situaba en los 20 ya se ha alcanzado la treintena. Y el problema es que a partir de los 35 años se considera que se está en la franja de edad en la que empiezan a surgir los intentos y las dificultades para poder tener descendencia. De ahí que Muñoz defina la vitrificación como «hacerse un seguro de maternidad ya que puedes parar el reloj reproductivo». Y se recomienda que antes de los 35 años se lleve a cabo la donación.
Fue en 2007 cuando las clínicas del IVI de Alicante y Valencia fueron las primeras en obtener la autorización de Sanidad para poner en marcha el sistema importado de Japón e ideado por el doctor Masashige Kuwayama.
Hasta entonces y con la congelación tradicional había más fracasos que éxitos debido al sistema que se utilizaba. Durante el proceso se formaban cristales de hielo, lo que podía dañar la estructura, dejando unas tasas de supervivencia más bajas y obligando a tener que congelar muchos más óvulos. La tasa media de supervivencia se sitúa ahora en el 90% tras la descongelación y, por supuesto, con la utilización de muchos menos óvulos.
Con las ideas claras
«Son mujeres que tienen muy claro que quieren ser madres pero que no es el momento», explica del responsable del centro médico alicantino sobre el perfil de las solicitantes. A su juicio, con la donación ocurrirá lo mismo que con las parejas homosexuales o las mujeres solteras, colectivos donde cada vez hay más demanda para someterse a tratamientos de fertilidad. Sólo se necesita tiempo hasta que la técnica, que se está extendiendo por todo el país, se conozca mejor.
Con un coste aproximado de 2.000 euros, -en este centro es gratuito para las mujeres con cáncer gracias a un convenio con la asociación- los óvulos se congelan en un tanque seco con nitrógeno líquido a -180 grados centígrados. Si en el año 2007 se realizaron 57 ciclos vitrificados en el IVI de Alicante, durante 2009 la demanda casi se multiplicó por seis permitiendo contar, además, con un banco de óvulos congelados, al igual que se tiene de semen, lo que mejora también las posibilidades de donación.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Seguros de maternidad

Una especialista del centro del IVI de Alicante abre el 'tanque' donde se conservan los óvulos donados. :: RAFA MOLINA

lasprovincias.es