Las Provincias

Tomatina 2015: Buñol se tiñe de rojo

fotogalería

/ EFE

  • Más de 22.000 participantes de todo el mundo se han lanzado 150 toneladas de tomates

  • Un coche de Google equipado con videocámaras ha sufrido diversos desperfectos

Un año más, como desde hace ya 70, el centro de la localidad valenciana de Buñol se ha teñido hoy de rojo con el lanzamiento de cientos de toneladas de tomates, aunque este año bien se podría decir que se ha sumergido, ya que la cantidad de hortalizas ha sido la mayor de la historia.

En poco más de una hora (entre las 10.48 y las 11.53), una avalancha de más de 150.000 kilos de tomates maduros se ha esparcido entre los 22.000 participantes en esta singular refriega, en la que se rinde homenaje al gamberro primigenio, a la inocentada original que dio pie a esta singular fiesta, que hoy no conoce fronteras.

Son unos instantes de desfogue, una batalla sin vencedores ni vencidos y sin más armas que los tomates maduros que sirve una cooperativa de Castellón.

Galerías

  • La Tomatina 2015, en imágenes (II)

  • Fotos de la Tomatina de Buñol 2015

  • Tomatina 2015 (III)

  • Tomatina 2015 (IV)

Para este singular gazpacho bastan unos pocos ingredientes: unas calles estrechas, siete camiones volquete cargados hasta los topes de tomate y las ganas de sentirse protagonista del exceso, de estar, por unos minutos, en el ojo del huracán.

Resulta complicado saber qué aturde antes o con mayor intensidad, si el griterío inicial, la imposibilidad de atender a los lanzamientos de agua y otros líquidos desde los balcones, las ensordecedoras bocinas de los volquetes que se acercan, el intenso olor de la pasta de tomate, o un buen tomatazo en la cabeza.

Esta locura colectiva, que por instantes parece incontrolada, tiñe por completo calles, fachadas y balcones y, como si tuviese vida propia, va rebajando progresivamente la efervescencia inicial de lanzamientos y tomatazos, hasta transformarse en un magma rojizo en el que los participantes pueden calmar sus ánimos.

Estos momentos de desahogo final, de locura sobre charcas de tomate, son quizá los más deseados por las decenas de fotógrafos o cámaras de televisión, testigos de los instintos más animalescos de los enfervorizados "guerreros".

Con el tomate como material multiusos, hay quienes se esmeran por frotarlo en la piel de su compañero, otros aplican cuidadosas máscaras capilares y una minoría de intrépidos directamente nada en las charcas de caldo rojizo.

Y no acaba aquí el especial atractivo de la Tomatina, pues realmente cuando desaparecen los periodistas y fotógrafos se puede contemplar uno de los "espectáculos" más singulares de esta fiesta, que no es otro que la coordinada y milimétrica limpieza de las calles.

vídeo

La Tomatina 2015.

En una operación que recuerda a los barrenderos de la pista central de Roland Garros, decenas de vecinos dejan el centro de la localidad completamente limpio, sin rastro de la locura previa.

La tercera Tomatina de pago de la historia parece haber encontrado su fórmula ideal en cuando a aforo y accesos, según ha explicado el alcalde de Buñol, Rafael Pérez, tras la limitación a 20.000 personas en 2013 y la ampliación a 22.000 producida el año pasado.

El coche de Google, malparado

El coche de Google Street View que intentaba grabar la 'Tomatina' de Buñol (Valencia) desde el interior de la fiesta ha sufrido daños durante el recorrido de la 'batalla roja', según ha informado a Europa Press, el alcalde de la localidad, Rafael Pérez.

La compañía ha emitido un comunicado en el que explica que el equipo de Street View había acudido a la fiesta para recoger imágenes una vez concluido el lanzamiento de tomates aunque "desafortunadamente" aún había gente cuando accedieron con el coche, que quedó "atrapado" entre los asistentes y sufrió daños.

El vehículo de Google, en medio del gentío.

El vehículo de Google, en medio del gentío. / LP

Según el alcalde, el coche ha terminado con la luna trasera rota, lo que ha calificado de "acto vandálico". Pérez ha apuntado que, en principio, las cámaras del coche no se han visto afectadas, por lo que sí se podrá ver el interior de la 'Tomatina' desde la plataforma de mapas.

Pérez ha indicado todavía no se han podido identificar a los responsables. Según ha señalado, supuestamente habrían introducido una bandera de Australia en el lugar de la luna del vehículo.

El primer edil ha afirmado que "se investigará lo que ha pasado y se buscará a los culpables", algo para lo que contará con la colaboración de la propia empresa y la Guardia Civil.

Google anunció esta semana su intención de trabajar en un proyecto "inédito" de capturar imágenes de las calles de Buñol en el marco de la Tomatina con la ayuda del coche Street View con el objetivo de "trascender" las fronteras de la localidad valenciana y acercar la experiencia de la batalla de tomates "a los más de mil millones de usuarios de Google Maps en el mundo".

La tecnología, en forma de aplicaciones específicas de geolocalización, venta de entradas por internet o videocámaras portátiles en alta definición ha cobrado el protagonismo que años atrás tenían los cascos-sandía, las pelucas o los disfraces.

La Tomatina del récord se ha saldado sin incidentes de importancia, más allá de algunos rasguños, cortes que en su mayoría no han requerido sutura, una lipotimia y una crisis de ansiedad, que se han atendido en los siete puestos sanitarios dispuestos por la organización.

Al margen de estos pequeños incidentes, fuera del recorrido de la Tomatina se ha atendido hoy a una mujer que se ha fracturado una pierna tras caer unos metros por un barranco, y a un joven que anoche sufrió una fractura de tibia y peroné.

Doodle de Google

Por otra parte, Google ha dedicado su 'doodle' --logo oficial-- personalizándolo con motivo del 70 aniversario de la Tomatina.

Millones de internautas de 20 dominios en todo el mundo se han podido acercar a la Tomatina al realizar una búsqueda por Internet a través de Google, uno de los principales motores de búsqueda y categorización de información digital.

El combate teñido de rojo vegetal también tendrá cabida a lo largo de este miércoles en la visualización de calles de Google Maps, con un muñeco vestido para la ocasión que indica al usuario la ubicación exacta en la que se encuentra o señaliza el destino al que ir.

La multinacional llevará a cabo además una recopilación de imágenes en 360º que incorporará a su servicio de mapas para que los más de 1.000 millones de usuarios puedan vivir la experiencia a pesar de la distancia.