Las Provincias

Más de 500 efectivos formarán el dispositivo de seguridad de la Tomatina 2015

  • El despliegue de medios, entre efectivos de seguridad, Protección Civil y sanitarios, se pondrá tanto el día del festejo como la víspera, ya que se espera que Buñol duplique su población

  • La coordinación entre los distintos cuerpos de seguridad logró reducir el pasado año las incidencias registradas en un 28 por ciento en relación con 2013

Más de 500 efectivos formarán el dispositivo de seguridad organizado para la tradicional fiesta de la Tomatina que se celebrará en la localidad valenciana de Buñol el 26 de agosto, según ha anunciado el subdelegado del Gobierno, Juan Carlos Valderrama.

Valderrama ha presidido la Junta Local de Seguridad del Ayuntamiento de Buñol, junto con la teniente alcalde, María Álvarez y el Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, Amador Escalada para abordar el dispositivo de seguridad con motivo de la tradicional batalla de tomates, según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

El subdelegado ha destacado que la coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el cuerpo de la Policía Local ha aumentado la seguridad ciudadana durante la Tomatina, que el pasado año vio reducidas las incidencias registradas en un 28 por ciento en relación con 2013.

En este sentido, Valderrama ha resaltado "el despliegue de medios, más de 500 efectivos de seguridad, Protección Civil y sanitarios, que se pondrá tanto el día del festejo como la víspera, ya que se espera que Buñol duplique su población".

15.000 extranjeros

Asimismo, el subdelegado ha informado de la proyección internacional del festejo que está previsto que reúna a más 15.000 visitantes extranjeros, en su mayoría provenientes de Australia, Japón y Corea, así como de la Unión Europea, en concreto de Reino Unido, Alemania, Países Bajos y Francia.

"Teniendo en cuenta la proyección internacional se ha reforzado la coordinación en materia de seguridad con los turoperadores y se ha reforzado la plantilla con traductores tanto por parte del Ayuntamiento como de la Guardia Civil, contando a su vez con la colaboración de un gendarme francés", ha manifestado Valderrama.