Las Provincias

Tomatina 2014: Vuelan tomates en las calles de Buñol en su Tomatina

fotogalería

Los participantes de esta edición de La Tomatina 2014. / Txema Rodríguez

  • Los 140.000 kilos de munición preparados para la ocasión han sido los protagonistas de esta fiesta en forma de batalla

La 69 edición de la Tomatina ha vuelto a cubrir las calles de Buñol de rojo, siendo este el segundo año tras la implantación del aforo limitado y el pago de entradas. Hasta 22.000 personas, dos mil más que en 2013, estaban preparados a las 11 de la mañana cuando los puntuales camiones han comenzado con el tradicional lanzamiento.

La mayoría, como viene siendo costumbre durante los últimos años, australianos y japoneses. Sin embargo, y tras la limitación en el aforo (con 5000 entradas gratuitas para los habitantes de la localidad) los vecinos de Buñol han vuelto a una fiesta que, de tan internacional, parecía escaparse de sus manos.

Tras el lluviosa precedente de 2013, el astro rey ha imperado hoy, siendo las mangueras el único alivio de los miles de visitantes. Una Tomatina que no ha decepcionado y que, a pesar de los cambios y organización, ha acabado como tenía que acabar: a tomatazo limpio.

Fotos de la Tomatina 2014

Tras la explosión de la carcasa pirotécnica que marca el inicio de la fiesta, ha empezado el griterío en varios idiomas diferentes y se ha podido ver 'volar' los primeros tomates, sólo una muestra de los 140.000 kilos de munición que se han preparado para la ocasión.

El improvisado desfile de disfraces en el que se convierten los instantes previos a la Tomatina, en el que los 'cascos-sandía' son ya un clásico, ha dejado paso a la avalancha de tomates que ha teñido de rojo a todos los participantes y cada rincón del centro.

En la segunda Tomatina de pago de la historia participan alrededor de 17.000 turistas de todo el mundo, que han abonado 10 euros por entrar.

Las horas previas han sido amenizadas con varias actividades festivas y conciertos que se han prolongado hasta la madrugada, sin que se hayan producido incidentes de importancia.

La catarsis del tomatazo logra más seguridad y mayor explotación comercial

La gamberrada original que dio pie a la Tomatina de Buñol, la catarsis colectiva del tomatazo que ha alcanzado fama internacional, ha perdido parte de su inocencia primitiva y ha entrado en una fase de mayoría de edad que redunda en una mayor seguridad para los 22.000 participantes, pero también abre nuevas y controvertidas vías de explotación comercial de la fiesta.

La reducción del aforo a menos de la mitad (en 2012 llegaron a concentrarse más de 45.000 personas, según el Ayuntamiento) se hace evidente tanto en el recorrido de esta batalla a tomatazos, donde se han podido ver mesas y sillas en plena calle hasta minutos antes del paso de los camiones cargados con tomates, como en los accesos al pueblo, cafeterías y comercios.

Los cambios propiciados por el Ayuntamiento, que ha encargado parte de la organización y gestión comercial de la Tomatina a una productora, y que se ensayaron en parte en la Tomatina del año pasado, deslucida por una intensa tormenta, han redundado en el control del aforo, señalización y accesos y seguramente han llegado para quedarse.

Otros en cambio quizá constriñen una fiesta que nació de la improvisación de una pelea lúdica a tomatazos entre vecinos del pueblo y logró perpetuarse contra la reticencia inicial de las autoridades.

Así, se ha perdido parte de la originalidad en los disfraces y atuendos de los participantes obviamente por la reducción de los mismos, pero en cambio la masa de turistas llega más informada y preparada para lo que le espera.

Los tradicionales 'cascos-sandía' o los sombreros de esparto van a menos, y su lugar lo ocupan las fundas estancas para móviles y las microcámaras de vídeo en alta definición.

Los australianos, británicos, japoneses o neozelandeses, mayoría en el grupo de foráneos, saben a dónde han de ir y lo que tienen que hacer, conocen de antemano dónde están los puntos de atención sanitaria, los urinarios y dónde se pueden lavar tras la batalla, todo ello descontando la hospitalidad de la gente de Buñol, que tradicionalmente ha abierto la puerta de sus casas este día.

También parece que se han desterrado las prácticas prohibidas de arrancar camisetas a las turistas desprevenidas y lanzar camisetas mojadas que habitualmente llegaban a requerir la intervención de la Policía Municipal.

Quizá la única cifra que permanezca inmutable en este exceso sea la de los tomates, nada menos que 140.000 kilos que han volado por los aires en apenas una hora, y eso sin contar con las municiones que por cuenta propia han acumulado los vecinos de la localidad en terrazas y balcones y que, inevitablemente, han hecho acto de presencia media hora antes del inicio oficial.

La Tomatina de 2014 ha empezado a las 10.58 horas. Primero llega el olor, luego el griterío, los salpicones y manguerazos de agua desde los balcones y casi sin tiempo a levantar la cabeza, los bocinazos estremecedores de los camiones que llegan cargados de tomates. Luego los empujones para dejar paso, y en pocos minutos el adoquinado de la calle se transforma en una espesa alfombra roja.

Pese a la reducción del aforo, las estrecheces y los agobios en las calles del casco antiguo de Buñol se repiten, especialmente al paso de los camiones, y son parte esencial de la experiencia de la Tomatina según cuentan quienes la viven. Tras cada uno de los seis volquetes esperan miles de tomates que explotar y lanzar.

Es una locura colectiva, afortunadamente transitoria y controlada, los lanzamientos van sin objetivo fijo pero llegan a todos los rincones, no hay tiempo para venganzas y es imposible contabilizar las 'agresiones', los tomates no respetan nada ni a nadie.

La segunda Tomatina de pago para los visitantes ha finalizado a las 11.51 horas, ha transcurrido de forma rápida y sin incidentes, más allá de algunos puntos de sutura por cortes, varias lipotimias y alguna luxación que ha requerido traslado al centro de salud más cercano.

La jornada ha empezado con un susto para los servicios de emergencias, que han sido alertados de una posible parada cardiorespiratoria que finalmente ha quedado en un desvanecimiento.

La fiesta se ha podido seguir en directo por internet por primera vez y ha sido cubierta por un centenar de medios de comunicación y varias productoras de cine, que han aprovechado para rodar secuencias de una película y un anuncio.