Samsung, la marca favorita de los falsificadores

Samsung./AFP
Samsung. / AFP

Las tecnológicas perdieron 4.200 millones de euros por las falsificaciones | El iPhone X se le resiste a los imitadores

INNOVA+Madrid

Según datos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) y de la OCDE, el comercio de bienes falsificados ronda los 338.000 millones de euros anuales en todo el mundo.

Uno de esos productos que más demanda tiene en este mercado al margen de la ley. Los altos precios de los smartphones han impulsado el movimiento de este mercado, donde los ganadores son los móviles de Samsung. Aunque, el verdadero vencedor es iPhone X, ya que las falsificaciones de estos productos han caído.

Este fenómeno afecta “particularmente” a la Unión Europea, con una incidencia de en torno al 5 % de sus importaciones y unos 85.000 millones de euros al año y para el que se pide que los ciudadanos de la UE envíen sus aportaciones a través de la web.

Apple, Xiaomi y Oppo también vieron cómo sus móviles fueron replicados, pero en una medida mucho menor

Según señala Statista, que recoge datos de la web AnTutu, casi cuatro de cada diez móviles en el mercado de las falsificaciones eran de Samsung. A mucha diferencia y en segunda posición aparece Apple con un 7,72% de cuota de mercado falso.

Otras marcas como las chinas Xiaomi y Oppo también vieron como sus móviles fueron replicados, aunque en una medida mucho menor que en el caso de las otras empresas.

Según datos de la propia EUIPO, las empresas fabricantes de teléfonos inteligentes perdieron en 2015 en Europa un total de 4.200 millones de euros, el 8,3% de las ventas del sector, por culpa de las falsificaciones de 14 millones de dispositivos

Sin embargo, la cifra en todo el mundo se multiplica hasta los 45.300 millones de euros, equivalente al 12,9% de las ventas legítimas, con 184 millones de unidades pirateadas.Los datos disponibles para otras regiones del planeta son peores, salvo para Norteamérica (7,6%), ya que reflejan que las falsificaciones causaron la pérdida del 21,3% de las ventas en África, del 19,6% en América Latina, del 17,4% en los países árabes, del 15,6% en China y del 11,8% en la región de Asia y el Pacífico.

Fotos

Vídeos