Tecnología puntera en España al servicio del paciente

Quirófano híbrido en la Clínica Universidad de Navarra. / Virginia Carrasco

Un quirófano híbrido, resonancias magnéticas de 3 teslas que se adaptan a la patología y al enfermo y radioterapias de precisión son algunas de las novedades de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El uso de disciplinas antes nunca vistas en la medicina se está convirtiendo en una realidad. El uso de big data en las investigaciones es moneda común para saber cómo actuar ante una enfermedad y en el uso de un fármaco. La robótica, por otra parte, está alcanzando puntos que hace un par de décadas parecían ciencia ficción. Por ejemplo, las prótesis. Pero ya llega al corazón del quirófano. Un ejemplo es el quirófano híbrido que ha instalado la Clínica Universidad de Navarra (CUN) en su recién inaugurada sede de Madrid.

Con un arco en 'C' robotizado, está diseñado para unos procedimientos muy poco invasivos, provisto de sistemas de imagen en tiempo real para abordar cirugías de mínima agresión con la mayor precisión posible. Esta tecnología destaca por su calidad de imagen, comodidad y baja dosis de radiación. Con este equipo, el tamaño del paciente, su condición y las diferentes posiciones de la mesa no suponen una limitación. Este sistema de angiografía permite, además, adquirir imágenes de TAC durante la operación quirúrgica.

Es solo una de las novedades que presenta el nuevo centro médico situado en la A-2, en el kilómetro 7. Una apuesta clara por las últimas tendencias tecnológicas para cumplir la máxima de la casa. "El paciente debe tener un diagnóstico y un tratamiento en 24 horas", afirmó el director general de la CUN, José Andrés Gómez Cantero, durante la apertura de la sede madrileña. Un centro que se extiende por 46.000 metros cuadrados (unos 35.000 están ocupados por las instalaciones). Un esfuerzo cifrado en 25 millones y que permite incorporar la resonancia magnética de 3 teslas adaptable a cualquier biotipo corporal, la primera de estas características que se instala en España.

Virginia Carrasco

Este equipo consigue ajustar el estudio de imagen a las características físicas del paciente. "Se adapta el tipo de estudio de resonancia magnética no solo a la patología que tu buscas, sino también a las características propias del paciente", apunta el director de Desarrollo de la Clínica Universidad de Navarra, Íñigo Goenaga. Una particularidad de la que hasta ahora carecían las resonancias magnéticas. Entre las ventajas que añade el sistema destaca la capacidad para atender a grupos de pacientes que anteriormente se consideraban inadecuados para la exploración con resonancia magnética por padecer arritmias cardíacas o exceso de peso.

Lucha contra el cáncer

Otra de las novedades que presenta el nuevo centro de la CUN es en la lucha contra el cáncer en el aspecto no farmacológico. Se ha incorporado en Madrid para la cirugía oncológica un acelerador intraoperatorio. "Durante la operación, metes un acelerador lineal portátil y puedes radiar en el lecho del tumor, en la zona afectada", explica Goenaga. Con esta técnica en la lesión abierta se evita dañar algún tejido sano.

En esta pelea contra los tumores, y en el aspecto del diagnóstico de la Medicina Nuclear destaca el sistema PET-TC (Tomografía por Emisión de Positrones). Se trata de un equipamiento capaz de detectar la existencia de mínima presencia tumoral en cualquier tipo de cáncer. Este modelo facilita, en concreto, la monitorización de la enfermedad para poder ajustar el tratamiento en fase temprana. Así, los especialistas se aseguran de que el tratamiento es el más indicado para el paciente desde el principio.

En esa búsqueda de un diagnóstico lo más rápido y fiable posible, los responsables de la CUN han trasladado hasta Madrid un equipamiento de diagnóstico que incorpora tecnología xSPECT, "único en España". El equipo integra datos de SPECT y CT que permiten la fusión de la imagen gammagráfica con la radiológica, ofrecen una información más precisa de órganos y estructuras anatómicas más complejas o de más difícil diagnóstico para la gammagrafía convencional, como el corazón, la columna vertebral, la pelvis y, sobre todo, los estudios de cerebro.

El resultado es una imagen con un detalle clínico más nítido y una cuantificación de la enfermedad de mayor precisión. Ofrece una resolución elevada que consigue diferenciar, por ejemplo, las metástasis óseas de los tejidos circundantes, distinguiendo con precisión infecciones y lesiones. Rastrea además el progreso de los pacientes a lo largo del tiempo y evalúa la respuesta terapéutica, permitiendo saber si el tratamiento está funcionando desde las primeras fases.

Además, la clínica adquiere el equipo de Tomografía Computerizada. También es novedoso en España. Se caracteriza por ser uno de los TAC con mayor velocidad en la adquisición de imágenes. Está indicado para cualquier tipo de paciente, sin limitaciones y sin comprometer su comodidad. Permite explorar todo el tórax en menos de un segundo, ofreciendo imágenes precisas sin que influya el movimiento natural de los órganos y sin necesidad de apnea, es decir, sin que el paciente tenga que contener la respiración. Por otro lado, su velocidad también facilita la adquisición de imágenes a niños sin necesidad de utilizar sedación.

Fotos

Vídeos