Las Provincias

La Agencia Espacial Europea quiere reutilizar la basura espacial

La misión no comenzará hasta 2020.
La misión no comenzará hasta 2020. / Efe
  • investigación

  • La misión Space Rider lo probará en 2020

Space Rider es un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA), con participación española, que se lanzará previsiblemente en 2020. Este nuevo trabajo sigue la línea desarrollada por el proyecto de IXV.

Este mes se acaban de cumplir dos años: el 11 de febrero de 2015 éste logró amerizar en el océano Pacífico al oeste de las islas Galápagos. Durante la entrada hipersónica, la nave tomó una gran cantidad de datos, gracias a los más de 300 sensores con que estaba equipada y un sistema de guiado, navegación y control (GNC) realizado por la empresa española SENER.

Cinco años después, la ESA espera repetir la misión, pero con Space Rider. En la actualidad el proyecto está en fase de diseño, confirma a Efe Antonio Ayuso, de SENER: "IXV era un demostrador pero ahora se va a construir un vehículo operacional, que dará servicios de observación de la Tierra a terceros durante dos meses".

Lo difícil de esta misión es todo, afirma por su parte Rodrigo Haya, ingeniero jefe del sistema de GNC, sobre todo la reentrada del vehículo, ya que lo hará a una velocidad de 26.700 kilómetros por hora, usando la atmósfera como sistema de frenado.

Space Rider tendrá además que aterrizar en una zona de 150 metros, después de casi una hora desde que deja su órbita y recorrer en vuelo una distancia de 7.000 kilómetros; a unos 15 kilómetros del suelo desplegará un primer paracaídas, seguido de un parapente.

La clave del aterrizaje está en la precisión, lo que permitirá reutilizar el vehículo: la previsión es que éste se pueda volver a usar unas cinco o seis veces más detalla Ayuso, quien apunta que esta misión abrirá la puerta al reciclaje.

No es la primera vez que se intenta algo así. De los transbordadores espaciales de la NASA Space Shuttle se reutilizaba el orbitador e incluso algunos componentes de los cohetes aceleradores, pero en la actualidad la mayoría de los sistemas de lanzamiento no se reciclan; hay empresas estadounidenses como SpaceX que también trabajan en este sentido.