Las Provincias
El sistema incorpora mecanismos de control de gasto como autotemporizadores.
El sistema incorpora mecanismos de control de gasto como autotemporizadores. / UPV

El sistema que reduce un 40% el gasto en iluminación industrial y vial

  • Investigadores valencianos desarrollan un mecanismo que mejora el rendimiento de la iluminación por inducción electromagnética, que ya suponía un ahorro del 50% respecto a la tradicional

La iluminación por inducción electromagnética que se usa actualmente en las industrias y carreteras supone un ahorro medio del 50% sobre el sistema tradicional que era usado hasta hace pocos años. Sin embargo, investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) junto con la empresa valenciana Venalsol han desarrollado una tecnología que va un paso más allá y permite reducir el gasto de la iluminación industrial y vial un 40% más.

El sistema, que ya ha sido patentado, está comenzando a comercializarse. Desde Venalsol, los responsables del proyecto, Jaume Peiró y Vicente Pellicer, han afirmado que querían conseguir una tecnología más "robusta y fiable" que la que ya existía para mejorar el sistema de iluminación industrial y vial.

Desde la UPV aseguran que éste es uno de los ejemplos de los "excelentes resultados" que se consiguen de la colaboración universidad-empresa, gracias a la conjunción entre las instalaciones del campus y al empuje emprendedor de los titulados. El sistema está basado en un factor de potencia cercano a uno, es decir, la máxima eficiencia tanto cuando está aportando un 100% de luz como cuando está aportando un nivel inferior.

El módulo principal se autocalibra y consigue una estabilidad mayor y menos vulnerabilidad frente a bajadas de tensión en los tramos finales de las calles, por ejemplo. La energía reactiva, un tipo de energía que no se aprovecha pero se consume y se paga, también se reduce con este sistema, afirma Venalsol.

Control de presencia

Según la empresa valenciana, en otros sistemas de iluminación, el factor de potencia empeora y el consumo de energía reactiva aumenta cuando a partir de ciertas horas de la madrugada se reduce el nivel de luz para ahorrar energía, algo obligatorio en iluminación vial. Además, el sistema incorpora otros mecanismos de control de gasto como cierres de contactos y autotemporizadores.

Así, el sistema de adecúa al control horario o de presencia que activa o desactiva el módulo, y por consiguiente se consigue una racionalización del coste energético. Por otro lado, este módulo es el único sistema de reducción de flujo lumínico que no interfiere mediante micro cortes en la energía que alimenta a las lámparas, como sí ocurre con los led, por lo que no se producen parpadeos.

Pellicer, coordinador de I+D de Venalsol, señala que esta idea surgió para solucionar el problema de que los sistemas instalados en las poblaciones debían poder reducir su nivel de luz a partir de ciertas horas y ser compartibles con los actuales sistemas que ya están implantados en muchos municipios de Valencia. "Hablamos de proyectos que requieren gran inversión, por lo que no deben presentar incidencias. De nada sirve ahorrar por un lado, si se incrementan los costes de mantenimiento por otro", explica Pellicer.