Todo lo que haces gracias a la Inteligencia Artificial y no sabías

Ya utilizamos Inteligencia Artificial en nuestro día a día. /Pixabay
Ya utilizamos Inteligencia Artificial en nuestro día a día. / Pixabay

Amazon, Netflix, Spotify, Google e incluso la NASA emplean la IA para sus servicios

ARANTXA HERRANZ

Tanto hablar de la Inteligencia Artificial en futuro que no nos damos cuenta de que ya estamos utilizando esta tecnología en nuestro día a día. ¿Cómo crees, acaso, que Google recalcula cuál es la mejor ruta que debes seguir si se ha producido un incidente que provoca retenciones y retrasos en la que estás en este momento?

La Inteligencia Artificial se define muchas veces como aquellos programas y tecnologías diseñados para realizar determinadas operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana, como el autoaprendizaje. Aunque es un término que está muy en boga, para los expertos en la materia en realidad es un concepto en el que se lleva trabajando varias décadas.

Asistentes de voz: Siri, Cortana, Alexa...

Tanto que muchas de las herramientas y servicios que utilizamos están potenciados por esto que venimos a denominar inteligencia artificial. Sin ella, por ejemplo, no serían posible los asistentes de voz (como Siri, Cortana o Alexa). Estas voces con las que interactuamos nos ayudan a encontrar información, nos facilitan la tarea de enviar mensajes o anotar citas en el calendario. Además, estos asistentes emplean tecnología de aprendizaje automático para ser más inteligentes, conocernos mejor y predecir y comprender nuestras preguntas y solicitudes en lenguaje natural.

Muchos de estos asistentes son también capaces de reconocer el habla de diferentes personas e incluso de controlar otros dispositivos en la carrera por hacer de nuestro hogar un lugar más inteligente y eficiente.

Dichos asistentes también se utilizan cada vez más en las páginas web como un servicio al cliente. Basta con que te conectes a una web para que te aparezca una ventana emergente en la que te dicen que te pueden ayudar en cualquier momento. Da igual cuál sea tu pregunta, siempre obtienes una respuesta y está generada por la Inteligencia Artificial.

Compras en Amazon

Otro de los ejemplos del uso quizá inadvertido de la Inteligencia Artificial está en las compras en Amazon. El sistema que emplea el gigante del comercio electrónico es una de las claves para hacer negocio. Sus algoritmos se refinan cada año que pasa, lo que le permite volverse ‘inteligente’ y predecir lo que estamos interesados en comprar en función de nuestro comportamiento en línea.

Netflix utiliza tecnología predictiva altamente precisa basada en las reacciones del cliente.
Netflix utiliza tecnología predictiva altamente precisa basada en las reacciones del cliente. / Reuters
Netflix

El análisis de esta actitud de los clientes es algo que también utiliza Netflix, quien se vale de una tecnología predictiva altamente precisa basada en las reacciones del cliente para propósitos generales y particulares. Para ello, analiza miles de millones de registros (cuándo se ve, qué se ve, durante cuánto tiempo, si se pausa, si se ve en versión original…) para sugerir películas que le gusten según sus reacciones y elecciones previas. Esta tecnología es cada vez más inteligente, sobre todo a medida que crece el conjunto de datos con la que se nutre.

Spotify y Last.fm

Lo mismo ocurre con otros servicios y aplicaciones, como Spotify o Last.fm: al escuchar un género de música en particular o un artista, el sistema es capaz de recomendarte y descubrirte más música que sea de tu agrado. Algo que, además, hará que pases más tiempo en estos servicios.

Fotografías en la nube

Y si guardas las fotos que haces con el móvil en algún servicio en la nube que te ofrece tu fabricante, también estás utilizando la Inteligencia Artificial. Usando esta tecnología es como se reconocen a las personas que aparecen en ellas, como se agrupan por hora y día y también como se crean recuerdos conjuntos de varios momentos diferentes.

Almacenes más eficientes

Más allá de este uso diario que todos podemos hacer, la aplicación de la Inteligencia Artificial se está llevando a muchos otros ámbitos. Por ejemplo, para que los almacenes sean más eficientes y aprovechen mejor su espacio, las máquinas sean capaces de encontrar huecos y llenarlos con productos o paquetes que encajen, del mismo modo que luego los localizan. Según algunos cálculos, este tipo de herramientas permiten aumentar la rentabilidad de los almacenes hasta en un 10%.

Control de pandemias

También en el control de enfermedades se está empleando la Inteligencia Artificial, como el Proyecto Premonition, que se vale de los mosquitos y drones para detectar patógenos antes de que causen brotes y evitar así pandemias o crisis sanitarias como las provocadas por los virus del Zika.

Recreación del sistema Kepler-90.
Recreación del sistema Kepler-90. / NASA
NASA: localizar nuevos planetas

Incluso la NASA está empleando este tipo de tecnología para poder localizar nuevos planetas. En este caso, las máquinas están aprendiendo a identificar planetas al analizar los datos que recaban los telescopios, capaces de registrar señales más allá de nuestro sistema solar. Es así como se ha descubierto un primer planeta con esta tecnología, el Kepler-90i. Se trata de un planeta ardiente y rocoso que orbita su estrella una vez cada 14,4 días.

Evidentemente, aún queda mucho desarrollo por delante para la Inteligencia Artificial, pero cada día estamos utilizando algunas de sus posibilidades casi sin ser consciente de ello.

Fotos

Vídeos