Las Provincias

Airbnb lanza la plataforma Trips para reservar experiencias con gente local

Logo de Airbnb.
Logo de Airbnb. / Reuters
  • Es una herramienta que amalgama en un mismo lugar dónde dormir, qué hacer y cómo conocer a otros viajeros y residentes

Airbnb ha lanzado este martes la plataforma Trips, que amalgama en un mismo lugar dónde dormir, qué hacer y cómo conocer a otros viajeros y gente local, para así sumergirse en la comunidad que cualquier usuario visite. Dicho visitante puede reservar experiencias con personas locales, seguir recomendaciones de gente de la ciudad y unirse a encuentros con otros viajeros o con residentes, además de facilitarles acceso a miles de alojamientos.

Mediante un comunicado, y en el caso de ciudades tan cosmopolitas como por ejemplo Barcelona, Airbnb ha asegurado que Trips puede "contribuir a diversificar el turismo, alejándolo del centro", además de permitir que las personas locales puedan beneficiarse de la llegada de visitantes.

El apartado de 'Experiencias' ofrece entrar en los intereses de los propios residentes de Barcelona, como descubrir la cultura LGBT con un miembro de la comunidad y aprender sobre el movimiento de cerveza artesana con el fundador de una pequeña cervecera en el Clot; actualmente hay más de 20 disponibles y se prevén 60 en unas semanas.

En 'Lugares', que incluirá 50 guías de Barcelona en próximas semanas, se podrán ver ubicaciones que sólo conocen los barceloneses, así como la posibilidad de socializar con otros viajeros y con personas de la zona. Tanto particulares como guías turísticos y agencias de viajes se están apuntando de forma regular para ser anfitriones de Experiencias, y todos ellos se adhieren a los estándares de calidad de Airbnb.

Airbnb presentó en noviembre esta plataforma, que lanzó esta en 12 ciudades; este año la lanzará en 39, y Barcelona es la primera ciudad en contar con Trips como parte de esta segunda fase, gracias a adquirir el año pasado Trip4real, startup basada en la capital catalana.

Polémica en París

Al mismo tiempo que en Barcelona se hacía esta presentación, Airbnb ha propuesto al Ayuntamiento de París fijar un límite automático de 120 días al año de alquileres para los propietarios de viviendas en la ciudad que utilizan su plataforma como una forma de luchar contra el fraude.

Para poder superar tal límite, los 50.000 propietarios que usan sus servicios en París "tendrían que declarar que son profesionales inmobiliarios o que tienen una autorización especial para explotar la vivienda", según ha indicado el responsable de Airbnb en Francia, Emmanuel Marill, durante una entrevista publicada por Le Parisien.

Esta iniciativa respondería al pulso que mantiene la plataforma de alquileres en línea con el Ayuntamiento parisino, que le había acusado de haber generado una retirada de hasta 20.000 pisos del mercado de alquiler residencial, que se han convertido en alojamientos turísticos, más lucrativos.

Marill ha comentado que su plan pretendería que el municipio pueda ser más selectivo en sus controles, dado que solo hay 25 funcionarios encargados de esas tareas, y sugirió que para conseguirlo podrían transmitirles los contactos de los que alquilen más de 120 noches al año.

En cualquier caso ha insistido en que, pese a las exageraciones, la media en París es de 23 pernoctaciones anuales por vivienda. El responsable de Airbnb ha subrayado que su empresa ya colabora con el Ayuntamiento desde que en 2015 se puso a recaudar una tasa turística, algo que se va a generalizar a todos los municipios de Francia.

La puesta en marcha de este nuevo dispositivo en la capital se podría hacer en unos tres meses en caso de acuerdo con el Ayuntamiento, con el que discute desde hace semanas. El concejal responsable de Vivienda, Ian Brossat, ha reconocido que la propuesta de Airbnb es "una evolución positiva", pero se mostró cauto sobre sus efectos.

Para afrontar la escalada de precios del alquiler y controlar el fraude de propietarios que alquilan sus viviendas sin autorización, Brossat confía más en un decreto que en abril permitirá a los ayuntamientos exigir a los clientes de ese tipo de plataformas un número de registro.