Las Provincias

'Rime', la luz del videojuego 'indie' español

Imagen del videojuego 'Rime' para PlayStation4
Imagen del videojuego 'Rime' para PlayStation4 / R.C.
  • El título, el primero desarrollado en España, tiene lugar en una isla con aires mediterráneos e iluminada por el legado de Sorolla

  • El juego de Tequila Works es el último ejemplo del éxito de los pequeños estudios nacionales en el extranjero

Una isla basada en los paisajes del Mediterráneo, que bebe del legado artístico de Joaquín Sorolla y construida con ciertos conceptos de Salvador Dalí será el escenario de 'Rime', el primer juego para PlayStation4 desarrollado íntegramente en España y que verá la luz en 2015. Este título, que lleva el sello del estudio madrileño Tequila Works, ha levantado tal expectación que ha llegado hasta la portada de la revista EDGE en Estados Unidos, conocida como 'la Biblia de los videojuegos' en aquel país. «Tiene un cierto toque onírico», cuenta Raul Rubio, director creativo del proyecto, que estará en la cuarta edición del Fun&Serious que se celebra desde este viernes en Bilbao.

«Nuestro director de arte, José Luis Vaello, quería crear una pintura en movimiento. Y el uso que hace Sorolla en sus obras de la luz con este fin es único», aclara. El que también fuera fundador de Mercury Steam explica que la idea es que el jugador perciba «ese espíritu de exploración de películas como 'Jason y los Argonautas' a través del protagonista, un niño de ocho años.

La de 'Rime' es el segundo gran desarrollo de Tequila, una iniciativa que abrazó Sony tras ser descartada por Microsoft con quien trabajaron en 'Deadlight', lo que les abrió las puertas a la nominación para un Bafta británico. «Hay que pensar que este es un mercado global», apuntilla al ser preguntado por el buen momento del videojuego 'indie' español. «Tenemos la oportunidad de poder salirnos del guión porque no tenemos que obsesionarnos con los dividendos o los resultados. Podemos adentrarnos en cosas más profundas que los grandes estudios».

Otro de los ejemplos de éxito ha sido 'Gods Be Will Wachting' (GBWW), una aventura cargada de ciencia ficción desarrollada en España a golpe de 'píxelart', una estética bastante extendida en este gremio. «Personalmente lo utilizamos porque nos gusta pero hay que reconocer que nos permite unificar estilos entre nuestro equipo y trabajar más rápido», comenta Jordi de Paco, CEO de Deconstructeam, empresa que levantó este desarrollador web con sus ahorros para dedicarse a lo que siempre quiso. «Hay gente que se compra un coche o un piso. Yo vi que tenía dinero para intentarlo y vivir dos años y decidí intentarlo», comenta.

A tenor de lo visto, la apuesta ha tenido resultado. Se pasó un año lanzando pequeños juegos gratuitos. La aceptación que tuvo uno de ellos fue el germen de GBWW, que «ha triplicado lo esperado» en el momento del lanzamiento, lo que ha servido para que Devolver Digital, la distribuidora con la que se asociaron, quiera repetir la experiencia junto a ellos pero de momento toca llevar el título desde el PC hasta el móvil. «Tienes que que repensar hasta el sistema de guardado, porque el jugador de un 'smartphone' es más casual, porque juegan en la parada de autobús o en un rato libre».

Preguntado por las vías de financiación para proyectos alternativo como el suyo, De Paco pone en valor el 'crowdfunding', no solo por el dinero sino por las opiniones y correcciones de esos 'micromecenas' que acaban dando impulso a la idea. «Crear esa comunidad de otra manera es complicadísimo», sentencia. «Este tipo de estudios son mucho más arriesgados que los triple A, que tienen un mercado y un público muy definido», sostiene Arturo Monedero, creador de 'Los Ríos de Alice', reconocida en varias ocasiones como mejor aplicación de 2013, desarrollada en conjunto con Vetusta Morla.

«Estamos en un buen momento pero quizás haya un poco de saturación. Si no se generan títulos rentables, acabarán cayendo muchos estudios y sobreviviendo los mejores», explica este desarrollador de videojuegos, fundador de Delirium Studios y que también estará en el festival de la capital vizcaína. Asegura, que en muchas ocasiones el principal reto, es la financiación. «Aquí aún somos una industria muy joven y convencer a inversores que no estén relacionados con el sector es francamente difícil».