Tres heridos, uno de ellos grave, tras una reyerta en un bar de Benicalap

Dos agentes junto al lugar de los hechos, ayer por la tarde. / manuel molines

La policía busca a uno de los implicados que huyó del lugar de los hechos tras acuchillar con restos de botellas rotas a otras dos personas

Á. SERRANO/J. MARTÍNEZ

valencia. Dos hombres fueron trasladados ayer, uno de ellos con pronóstico grave, al Hospital La Fe de Valencia tras protagonizar una reyerta en un bar situado en la avenida de Burjassot, a la altura del número 163. Un tercero se dio a la fuga y al cierre de esta edición era objeto de una intensa búsqueda por parte de la Policía Nacional y la Policía Local como implicado en una reyerta que acabó con dos heridos por apuñalamiento con botellas de cristal rotas, según ha podido saber este diario de fuentes del caso. Los hechos sucedieron en torno a las 15.45 horas de ayer en un bar llamado La Guineana, conocido por la Policía Local porque han tenido que intervenir en él en varias ocasiones. Ayer, por causas que aún se investigan, tres personas de nacionalidad nigeriana se agredieron con fragmentos de botellas de cristal, empleados como arma blanca. Dos de ellos salieron del local, según explicaron los testigos, con serias heridas en la cabeza y en los brazos, hasta desplomarse en la acera de enfrente. Otro de los hombres huyó al ser avisado de que pronto vendría la policía.

Al lugar se desplazaron hasta tres patrullas de la Policía Nacional y otra de la Local, así como dos ambulancias del Samu, que trasladaron a los heridos, uno con pronóstico grave con un corte en la cabeza y otro con heridas defensivas en los brazos y pronóstico leve. Según los testigos, la persona que huyó de la zona tenía un corte de grandes dimensiones bajo el ojo derecho, que sangraba profusamente en el momento en el que huyó.

Durante toda la tarde de ayer, miembros de la Policía Nacional llevaron a cabo una minuciosa inspección ocular del bar y los alrededores, donde aún se podían distinguir las manchas de sangre. Según varios testigos, los heridos «salieron chorreando sangre». Uno de los vecinos de la zona explicó que fue él mismo quien recomendó a una de las personas que mantuviera los brazos en alto para evitar perder mucha más sangre debido a los importantes cortes que presentaba en ambas extremidades. «Otra tenía un corte feísimo en la cabeza. Le decía a otro, '¡me voy, me voy!', porque creía que se moría», explicó un testigo presencial de los sucesos.

Al cierre de esta edición, miembros tanto de la Policía Nacional como la Local llevaban a cabo una intensa búsqueda por toda la ciudad, pero sobre todo por la mitad norte y por el barrio de Benicalap, para hallar al tercer implicado en la presunta reyerta, que según diversas fuentes podría estar relacionada con consumo masivo de alcohol. Esta persona huyó del lugar de los hechos.

Los agentes buscaron también un arma blanca en los alrededores del bar, pero no encontraron nada. Las investigaciones apuntaron, desde un primer momento, a que los cortes se realizaron con cristales rotos de las botellas del interior del bar, tal y como explicaron fuentes de la investigación.

Fotos

Vídeos