La joven a la que le cayó una puerta de Mestalla sufre una lesión medular

La puerta. Los operarios del Valencia levantan la puerta caída para colocarla de nuevo en Mestalla. / manuel molines
La puerta. Los operarios del Valencia levantan la puerta caída para colocarla de nuevo en Mestalla. / manuel molines

La mujer quedó atrapada tras salirse de una guía la valla corredera pero antes logró empujar el carrito de su bebé de seis meses para que la plancha no le aplastase

J. M./L. S./H. E. VALENCIA.

Un milagro salvó ayer la vida de Fuensanta Díaz, una joven de 25 años, y de su bebé en las taquillas de Mestalla. Una puerta corredera metálica de más de una tonelada de peso se salió de las guías y cayó sobre la joven, que aún pudo empujar el carrito en el que llevaba a su bebé de seis meses para que la plancha no le aplastará. Le salvó la vida. La joven quedó atrapada debajo de la puerta, que fue levantada a pulso por varias personas que estaban allí y que rescataron a la chica. Rápidamente se personó una ambulancia y varias dotaciones policiales. Del niño, en un primer momento, se hizo cargo una empleada del Valencia, hasta que el llegó el cuñado de la herida para ocuparse del pequeño.

Fuensanta fue trasladada al nuevo hospital La Fe debido a la gravedad de sus heridas y fue operada de urgencia. La chica presentaba fracturas en húmero y radio, además de una luxación en la cadera, lesiones vertebrales y un traumatismo craneal. «Tenía una gran brecha en la cabeza y decía que no sentía las piernas», señaló Juan Alfonso, que llegó al lugar del accidente mientras se liberaba a la chica de la puerta. Sobre la acera todavía se podía ver un charco de sangre después de que se trasladara a la herida a La Fe. Las lesiones han sido graves y le han provocado una lesión medular pendiente de evolución. Una de las vértebras quedó muy dañada y tuvo que ser reconstruida. Fuensanta permanece sedada en la UCI para ver cómo responde durante las próximas horas tras la intervención.

Atención inmediata. Un policía atiende al bebé de la joven herida en los aledaños de Mestalla.
Atención inmediata. Un policía atiende al bebé de la joven herida en los aledaños de Mestalla. / LOLA SORIANO

Al caer la puerta se vivieron momentos de angustia porque la joven, aprisionada por la puerta, señalaba que no sentía las piernas. Un mal síntoma que luego derivó en lesión de médula. Fuensanta no perdió en ningún momento la lucidez pese a que el impacto sobre su cabeza se podía ver en la puerta, de donde se desprendió una de las rejillas superiores. La joven se había acercado a las taquillas de Mestalla para comprar pases de media temporada del Valencia como regalo de Reyes.

Sufrió rotura de cúbito y húmero, de una vértebra, luxación de cadera y traumatismo craneal

El accidente se produjo cuando la puerta se abrió para que entrara un camión que transportaba un contenedor de obra. La puerta corrió por las guías hasta que se desplomó. Fuentes policiales aseguraron que la chica llegó a darse cuenta de que la puerta iba a caer, por lo que todavía pudo reaccionar para salvar la vida de su bebé empujando el carro hacia fuera y trató ella de resguardarse lo máximo posible del impacto. Un gesto que le pudo salvar la vida.

A las inmediaciones de Mestalla se desplazó una unidad de la Policía Científica. Además, la Policía Local tomo declaración a un empleado del Valencia que fue la persona que sacó a la chica de debajo de la puerta mientras varias personas la levantaban a pulso.

La investigación se centra en si los topes de seguridad estaban colocados

La policía inmediatamente investigó las causas del posible accidente. Una de las teorías es que el aire pudiera haber tirado la puerta mientras se abría, aunque la línea de actuación que tomó más fuerza es que se saliera de las guías por otras causas y se desplomará contra el suelo. Los agentes de la Policía Científica pusieron un énfasis especial en los sistema de seguridad de la puerta. Uno de los elementos que más se fotografió fue el sistema de frenado de la puerta, donde deben figurar los topes para que la plancha pare en su trayectoria sobre los rieles.

Algunas fuentes cercanas a la investigación apuntaron que esos elementos de seguridad al parecer no estaban colocados, bien porque habían sido sustraídos o porque los operarios los retiraron y no se había vuelto a instalar cuando se abrió la puerta para que entrara el camión con el contenedor de escombros.

Más

Fotos

Vídeos