Seis años de cárcel para un policía por traficar con droga y dirigir un prostíbulo

Seis años de cárcel para un policía por traficar con droga y dirigir un prostíbulo

El condenado era inspector del Cuerpo Nacional en el momento de los hechos

EFE

Un exinspector del Cuerpo Nacional de Policía ha sido condenado a seis años y un día de prisión por traficar con droga en el club de alterne que él mismo dirigía en la playa de San Juan, en la ciudad de Alicante.

La sentencia, a la que ha tenido hoy acceso Efe, impone asimismo tres años y un día de prisión a otro responsable del prostíbulo y dos años y diez meses al proveedor de las sustancias estupefacientes.

La investigación comenzó en la primavera de 2012, después de que una de las jóvenes que trabajaba en ese club de alterne alertara de la actividad ilegal que se desarrollaba en el negocio. Esta testigo decidió acudir a las fuerzas de seguridad después de comprobar que los jefes continuaban vendiéndole cocaína a una compañera que estaba "enganchada" y se gastaba en ello todo el dinero que ganaba.

De las pesquisas se hizo cargo de la Unidad de Asuntos Internos (UAI), ya que uno de los investigados era en aquella época un inspector de la Policía Nacional de Alicante que estaba en activo. Un juzgado de instrucción de la ciudad autorizó la intervención de los teléfonos de los implicados y el registro del club y de una vivienda. En el primero fueron decomisados algo más de diez gramos de cocaína y 13.769 euros en efectivo, mientras que en la casa y en un vehículo se hallaron otras pequeñas cantidades de la misma droga, hachís, MDMA y de anfetamina.

La sección tercera de la Audiencia de Alicante ha dictaminado ahora que el entonces inspector actuaba "como jefe, no solo de las chicas y empleados" del prostíbulo, sino también del otro acusado "o al menos como socio predominante". "Su interés no solo era como socio partícipe en las ganancias, sino que iba más allá. Él era el verdadero director del establecimiento", argumentan los magistrados, tras avalar la legalidad de las escuchas telefónicas.

Además, el tribunal entiende que tenía una participación directa en el tráfico de estupefacientes en el interior del local, aunque no efectuara ningún pase de droga. O bien aprovisionaba de sustancias al club, para que fueran vendidas luego a las trabajadoras y sus clientes, o bien presenció "algunas transacciones" o tuvo "conocimiento de las mismas y prestó su asentimiento", dice la resolución judicial.

El otro responsable del club reconoció, por su parte, haber facilitado "el consumo de sustancias estupefacientes a los clientes y empleadas". El tribunal le ha impuesto tres años y un día de prisión al apreciar en su conducta la atenuante de drogadicción, junto a la de dilaciones indebidas, que reconoce para los tres procesados.

Por su parte, el proveedor de la droga, que es reincidente, ha sido condenado a dos años y diez meses de cárcel porque también era drogodependiente y su adicción le "impulsa a realizar actos de venta para poder sufragar su consumo".

Fotos

Vídeos