El cruel robo del roce erótico acaba con tres ancianos en el hospital

Unapareja de guardiacivilles habla con un anciano. /LP
Unapareja de guardiacivilles habla con un anciano. / LP

Cae un grupo especializado en el 'abrazo cariñoso' a ancianos de la Comunitat que cometió hasta 47 robos por valor de 500.000 euros

EUROPA PRESS VALENCIA

La Guardia Civil ha detenido en Alicante a ocho componentes de un grupo que presuntamente se dedicaba a abordar a personas mayores con el método conocido como el 'abrazo cariñoso' para robarles. Los arrestados, cinco hombres y tres mujeres de entre 18 y 40 años, cometieron hasta 44 delitos de hurto y tres de robo con violencia, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

Tres de las víctimas quedaron lesionadas en el suelo y tuvieron que ser ingresadas en el hospital: una con fractura de humero, otra en el hombro y la última en la muñeca.

La organización actuaba en varios municipios alicantinos, e incluso por las provincias limítrofes. Este método delictivo consiste en que una mujer se acerca a su víctima, generalmente hombres mayores, con la excusa de preguntar por una calle, diciendo que le recuerda a su abuelo o haciendo proposiciones sexuales. Después empieza a darle abrazos y besos mientras le sustrae las joyas o relojes que lleve encima.

Esta operación arrancó cuando la Guardia Civil de Altea (Alicante), tras analizar el patrón de un par de robos cometidos con este método, recopiló datos de denuncias interpuestas en varias poblaciones alicantinas con el mismo modus operandi.

Desde San Fulgencio (Alicante) hasta Altea, e incluso en provincias como Málaga o Murcia, los agentes identificaron a ocho personas relacionadas con medio centenar de delitos, que habían cambiado el método del abrazo por el del 'roce erótico' en algunos hurtos.

Se trata de tres mujeres cabecillas de un grupo criminal. Empleaban a sus maridos e hijos, entre otros, como conductores y vigilantes de las zonas donde iban a cometer los delitos.

¿Qué es el 'roce erótico'?

A primera hora de la mañana, los componentes de la banda se juntaban para distribuirse los coches --uno por mujer-- y las poblaciones donde delinquir. Cuando llegaban a su destino, seleccionaban a la víctima, se bajaban del coche y se acercaban a él para saludarle como si le conocieran, abrazándole, besándole, y en este caso, rozándole sus partes íntimas.

Con una mano tocaban y con la otra intentaban hurtar relojes de pulsera con valores entre 6.000 o 30.000 euros. Si la víctima se percataba de lo que sucedía estas mujeres "transformaban su cariño en ira" y tiraban fuerte del brazo para llevarse las alhajas. Entonces aparecía su cómplice con el coche, se montaban en él y se marchaban a casa, detallan desde la Benemérita.

Tres de las víctimas quedaron lesionadas en el suelo y tuvieron que ser ingresadas en el hospital: una con fractura de humero, otra en el hombro y la última en la muñeca.

Obtuvieron medio millón de euros

Las otras 44 personas se quedaron sin joyas o sin relojes de alta gama, mientras este grupo se enriquecía con los 500.000 euros que lograron al vender los objetos sustraídos.

Tras meses de vigilancia, los efectivos irrumpieron de madrugada en cuatro viviendas de un barrio marginal de Alicante, antes de que los sospechosos pudieran comenzar su jornada delictiva. En los registros se incautaron de tres turismos, varios teléfonos móviles, joyas, relojes y documentación.

Las tres mujeres y los cinco hombres, todos de nacionalidad rumana, han sido detenidos en la ciudad de Alicante como presuntos autores de un total de 48 delitos: tres de robo con violencia, 44 de hurtos con el método del 'abrazo cariñoso' y un último de pertenencia a asociación ilícita.

Después de pasar a disposición judicial, cuatro de ellos --las tres mujeres y un hombre-- han ingresado en prisión comunicada y sin fianza. Los otros cuatro han quedado en libertad con cargos.

Fotos

Vídeos