Las pulseras de proteccción no impiden cinco roturas de órdenes de alejamiento al día

Dos guardias civiles, junto a la vivienda escenario del secuestro. / damián torres
Dos guardias civiles, junto a la vivienda escenario del secuestro. / damián torres

La Comunitat registra casi 2.000 incumplimientos de medidas de protección cada año, la cuarta cifra más alta de España

A. CHECA VALENCIA.

«No pueden convertirse en una alternativa a la prisión cuando procede, sino una medida eficaz para casos concretos. Las pulseras de protección tienen además que funcionar bien o pierden su utilidad». La fiscal de violencia contra la mujer de Valencia Susana Gisbert es rotunda a la hora de afirmar que las pulseras de alejamiento, los artilugios controlados por GPS que permiten controlar al instante un incumplimiento de una prohibición de acercarse a una víctima de malos tratos, no son la varita mágica contra la lacra del terrorismo machista. «No es la panacea sino una más de las medidas de protección», puntualiza Gisbert.

Y las cifras constatan que el sistema de control de los dispositivos tiene mucho que mejorar. En un año se llegan a producir casi 2.000 roturas de las medidas de alejamiento impuestas a maltratadores. Concretamente en 2016 fueron 1.893 en la Comunitat, según el archivo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). O lo que es lo mismo, cada día se infringen cinco prohibiciones de acercarse a una afectada por violencia sobre la mujer en la región. El año pasado, con datos recogidos hasta octubre, la estadística rozaba ya los 1.100 delitos de quebrantamiento de medida cautelar, lo que constata que el problema no cesa.

«Es frecuente que las desobediencias de los alejamientos se salden sin prisión», lamentaba también Gisbert. Y la máxima responsable del Observatorio del CGPJ, Ángeles Carmona, reconocía que «están creciendo en toda España los incumplimientos de medidas de protección sobre las víctimas». Los casi 2.000 casos de la Comunitat la convierten en la cuarta región con más episodios de este tipo, por detrás de Andalucía, Cataluña y Madrid.

Fotos

Vídeos