Ponen veneno para ratas tras 189 quejas vecinales

Ratas trpando por los arboles en los jardines frente al Hospital Clinico , en la avenida Blasco Ibañez. /J. Signes
Ratas trpando por los arboles en los jardines frente al Hospital Clinico , en la avenida Blasco Ibañez. / J. Signes

El Ayuntamiento actúa con cebaderos en 136 jardines de Valencia para frenar la proliferación de roedores este año

P. M.

El Ayuntamiento ha colocado cebaderos con veneno para ratas tras recibir 189 quejas vecinales este año por la presencia de roedores. La cifra aparece en una respuesta de la concejalía de Sanidad a la edil del grupo popular Lourdes Bernal, quien criticó la falta de una actuación temprana por parte del gobierno municipal, a la vista de las quejas vecinales en todos los barrios durante los últimos meses.

En total, se han dispuesto 136 cebaderos con veneno tras realizar distintas inspecciones y analizar las zonas verdes con más nidos de ratas. En algunos de los jardines se ha preferido enterrar estos dispositivos al señalar los técnicos que era la mejor opción. Por ejemplo, en el jardín de Ayora se han puesto ocho, otros tantos en el paseo marítimo y una treintena en el viejo cauce.

En los jardines del norte de la ciudad (la frontera de las contratas es el viejo cauce) han sido repartidos 16 cebaderos, mientras que en la zona sur se han puesto de momento 63 dispositivos. Los técnicos de la contrata diseñan raticidas que tienen sabores atractivos para los roedores, en lugares inaccesibles incluso para los niños, esto último importante al tratarse de lugares donde abundan las zonas de juegos.

De las quejas recibidas, 176 han llegado a través de la plataforma ciudadana que dispone el Consistorio en la web municipal, mientras que también existen otros 13 expedientes relacionados con peticiones idénticas por la presencia frecuente de roedores en las calles.

La falta de limpieza es una de las razones para que abunden las ratas, sobre todo para que se las vea más. En los últimos meses han colocado cebaderos de veneno también en las palmeras de los jardines, para reducir la población de los que se alimentan de dátiles, incluso colocando los nidos en altura.

Fotos

Vídeos