La policía cree que la valenciana murió horas después de ser asaltada en México

Pleno ayer en Massalavés para apoyar a la familia de Pilar Garrido. / A. Talavera
Pleno ayer en Massalavés para apoyar a la familia de Pilar Garrido. / A. Talavera

Massalavés celebra un pleno para apoyar a la familia de Pilar Garrido y remarca el deseo de los parientes de que «España confirme el resultado del análisis de los huesos»

A. CHECA/A. TALAVERA Valencia

Apenas a unos kilómetros del lugar en el que dos pistoleros la arrancaron del coche familiar y menos de un día después del fatídico 2 de julio en el que se produjo el asalto. Tras un mes después de la desaparición de Pilar Garrido, y después de que México haya confirmado, según el resultado del análisis genético, que los huesos hallados pertenecen a la valenciana y vecina de Massalavés, los investigadores de la Procuraduría y policías barajan una hipótesis: la víctima perdió la vida apenas unas horas después de producirse el secuestro.

Así lo apuntaban ayer periódicos mexicanos y confirmaron fuentes de la investigación, basándose en el estado de desomposición que presentaban los restos, una línea de investigación que descarta la posibilidad de que el rapto fuera el objetivo de los delincuentes (nunca pidieron rescate) o bien que se produjo alguna circunstancia que aceleró la muerte de Pilar. Una identidad que da por cierta la justicia mexicana, aunque la familia de Pilar lo pone en duda, razón por la que han pedido una segunda prueba de ADN a realizar aquí en España.

Precisamente ayer el Ayuntamiento de Massalavés celebró un pleno extraordinario para mostrar su apoyo a la familia de Pilar Garrido, natural del municipio. El alcalde de la localidad, Gregorio Andreu, siguió la senda marcada el día anterior por Raquel, la hermana de la fallecida: «Hasta que no haya confirmación de la muerte por parte de las autoridades españolas no se decidirán las medidas de luto a tomar por este Ayuntamiento».

La Procuraduría responde

Tanto la familia como el alcalde están en contacto con el delegado del Gobierno para que los huesos regresen a España lo antes posible. «Nosotros como Ayuntamiento ya no podemos llegar más arriba», apunta el alcalde. Para repetir de nuevo sus dudas, las mismas que muestran los familiares de Pilar: «Ningún organismo de España ha dicho que sea verdad lo que se ha confirmado desde México». Por redes sociales responde la justicia mexicana. «La Procuraduría de Tamaulipas aplica ciencia y tecnología avanzada, con apoyo de la Policía Federal de México. Esto da certeza a la investigación de la ciudadana española», aseguraba ayer en Twitter la Vocería de Seguridad de Tamaulipas, el órgano que ejerce como portavoz de la investigación.

Las mismas fuentes policiales señalaron que, junto a los huesos hallados a la altura del kilómetro 55 de la carretera de Soto La Marina a Ciudad Victoria (a unos 10km de donde fueron asaltados Pilar, su marido Jorge y su bebé de 12 meses), aparecieron también pedazos de ropa oscura, similares a los que llevaba la valenciana al desaparecer, y cabellos, en los que supuestamente se habría hallado también ADN coincidente con el de la valenciana.

«No hay nada nuevo», es la escueta frase que ayer lanzó la hermana ante la pregunta de nuevas noticias. La familia sigue a la espera de que México realice un segundo análisis a los huesos, anunciado por los investigadores. Después reclamarán el envío de los restos a España para corroborar ellos el perfil genético. Aún lamentan que México no les haya mandado radiografías de los molares, una prueba con la que el dentista de Pilar hubiera confirmado en unas horas que se trata de ella.

Fotos

Vídeos