La Policía de Aldaia denuncia al dueño de cuatro perros que atacaban a los vecinos

La manada de canes ha sembrado el pánico entre peatones y ciclistas en la zona de les Encreullades, aunque sin causar heridos graves

ADA DASÍ

valencia. La Policía Local de Aldaia ha abierto un expediente sancionador al propietario de cuatro perros de tamaño grande que, desde hace unos días, han estado sembrando el pánico entre los transeúntes y ciclistas que frecuentan la zona de les Encreullades. Estos hechos se pusieron en conocimiento del cuerpo a través de llamadas vecinales que advertían de la presencia de la manada de canes que rondaba libremente por este entorno, un espacio urbano donde también hay un centro escolar.

El día 15 de enero entraron las primeras voces de alarma en el retén de vecinos que los habían visto merodear por esta partida y el día 18 se volvieron a repetir, por lo que los perros estaban campando a sus anchas durante más de cuatro días. Durante este tiempo se echaban encima de viandantes, motoristas y un ciclista al que tiraron al suelo, causándole lesiones y que, posteriormente, interpuso una denuncia ante la Guardia Civil.

La alarma entre los que frecuentaban la zona era más por el gran tamaño de los canes y que merodeaban los cuatro en grupo, que por su agresividad, ya que no se trata de perros de razas peligrosas y no causaron heridas graves ni mordiscos. Esto acompañado del reciente suceso ocurrido en la Vall d'Uixó, en el que murió un hombre de 70 años tras recibir multitud de dentelladas de una jauría de cuatro canes mientras trabajaba en su campo de olivos, hizo que se multiplicara la sensación de intranquilidad ante la presencia de los animales sueltos y sin control.

Los canes encontraron un hueco en la valla por donde se escapaban de día y regrasaban por la noche

Ante esta situación, la Policía Local puso en marcha un dispositivo especial para tratar de localizar a la manada. Con los datos recibidos, los agentes pudieron dar rápidamente con ellos en la zona que especificaron los vecinos e identificar a su propietario. El hombre ha sido denunciado por infracciones administrativas y por denuncia en la comandancia de la Guardia Civil de Aldaia.

Al parecer, según ha podido saber este periódico, el propietario de los perros desconocía los hechos. Los animales estaban sueltos y solos en un terreno durante el día y el dueño solo volvía por la noche, por lo que no sabía lo que hacían durante este espacio de tiempo. Los canes habían encontrado un hueco en el vallado por donde se escapaban y, después, regresaban al mismo sitio a resguardarse.

Por ello, el propietario ha sido sancionado por negligencia por cuidado y aseguramiento de animales, ya que su obligación es mantenerlos custodiados o atados, aunque el terreno sea de su propiedad. No obstante, no se le ha retirado el cuidado de los canes ya que no han producido lesiones graves ni mordedura incisa, según indica el protocolo.

El incidente de La Vall d'Uixó fue el tercer ataque que se produjo en España en menos de una semana. Uno de ellos tuvo lugar el 28 de diciembre en Sevilla cuando una perra de raza pitbull terrier causó heridas a una niña en el rostro y una oreja. El segundo fue más grave, ocurrió en la localidad vizcaína de Sopuerta y afectó a una anciana y su nieta de quince meses. Hace unos días, un hombre de 63 años también fue herido grave en un brazo por dos perros en una vivienda situada entre Castellón y Benicàssim.

Fotos

Vídeos