Piden 12 años de cárcel para un hombre acusado de asesinar a su padre en Gilet

El acusado, durante el juicio.
El acusado, durante el juicio. / Irene Marsilla

El sospechoso se niega a declarar durante el juicio en la Sala del Jurado y la defensa argumenta que su voluntad estaba anulada por un trastorno mental derivado de su adicción a las drogas

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Javier C. G. se ha sentado esta mañana en el banquillo de los acusados bajo la grave acusación de matar a bastonazos, golpes y patadas a su propio padre. El crimen se produjo el 10 de noviembre de 2015. El juicio por estos hechos ha arrancado esta mañana en la Sala del Jurado de la Ciudad de la Justicia de Valencia. La fiscal pide para el acusado una pena de 12 años de prisión por delito de asesinato, con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio. Por el contrario, la defensa entiende que no fue asesinato, sino homicidio, y que su trastorno mental anuló su voluntad por completo. El sospechoso, en prisión provisional desde el momento del crimen, se ha negado a declarar durante la vista oral, tanto a las preguntas de la acusación como las de su letrado.

Según el relato de hechos de la Fiscalía, todo sucedió en la vivienda que el progenitor y su hijo compartían en Gilet. Javier, siempre según la acusación pública, golpeó a su padre con un bastón en la cara. Después, se colocó encima del progenitor y trató de ahogarlo mientras le propinaba paradas y puñetazos hasta el punto de lesionarse en los nudillos. Tras el crimen lavó restos de sangre y se marchó a un bar hasta que llamó a un amigo para confesar lo que había sucedido. Finalmente fue detenido en el Hospital Clínico de Valencia, a donde acudió para curarse las heridas que sufrió en la mano derecha por los puñetazos a su progenitor.

Fotos

Vídeos