Un perro de raza peligrosa mata a bocados a un caniche en una calle de Valencia

. /LP
. / LP

La dueña del animal atacado tuvo que refugiarse en un portal hasta que llegó una patrulla de la Policía Local

J. S. VALENCIA.

Rosalía salió a pasear sus perros, una caniche Toy y un perro de aguas, como hace todos los días por las inmediaciones de la avenida Hermanos Machado de Valencia. Sobre las 9.30 horas de la mañana vio como un American Staffordshire terrier, según el parte de la Policía Local, se acercaba. Rosalía cuenta que vio como el dueño, un joven nacido en 1997, soltaba a su perro que iba sin bozal. El animal se acercó a la caniche, que apenas pesaba cinco kilos, y empezó a olisquearla. Sin mediar aviso le pegó un bocado por la barriga y, sin soltarla, empezó a mover la cabeza a uno y otro lado. Y luego se alejó con el cadáver en la boca ante el espanto de Rosalía.

Todo se desarrolló en cuestión de segundos. A partir de ese momento se sucedió el caos. Rosalía lo recuerda con pavor. «No me atrevía a tirar de la correa porque tenía a mi caniche entre las fauces y no aflojaba», cuenta.

Mientras el chico se marchaba corriendo, el Staffordshire se dirigió, según el relato de Rosalía, hacia el perro de aguas e intentó morderle en la pierna, aunque este, mucho más grande que el caniche, pudo escapar. En esta ocasión, Rosalía se interpuso entre los dos animales intentando proteger al más indefenso de los dos. «Yo no tengo miedo de estos perros, pero ahí me asusté porque parecía que iba también a matarme al segundo», relata la joven. De hecho, y según añade, sólo aflojó la boca cuando un hombre le levantó por las patas traseras.

«Me puse muy nerviosa. Mucha gente se acercó y conseguí refugiarme en un portal», continúa. Recalca que «no pude salir a la calle hasta que no llegó la patrulla de la Policía Local porque el animal agresor se puso a esperarnos al otro lado de la puerta».

La policía se personó en el lugar de los hechos y avisó a la protectora Modepran, que se hizo cargo del animal a la espera de lo que decidan las autoridades judiciales.

Por otro lado, el joven que llevaba al Sttafordshire declaró a la policía local que el perro pertenecía a su hermana y alegó que se le había escapado mientras lo paseaba. La policía abrió un acta por mordedura a la dueña del animal que agredió a los otros dos.

Fotos

Vídeos