La pareja del padre del niño de Elda declara que la ataron con la cuerda de un juguete

Las extrañas circunstancias del caso, la autopsia y la reconstrucción de los hechos mantienen en vilo a la policía

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La misteriosa muerte del niño de Elda mantiene en vilo a la policía después de que la autopsia realizada al cadáver no fuera concluyente sobre las causas del fallecimiento, aunque apunta a una posible asfixia. Mientras la familia del menor cree que pudo fallecer tras sufrir una parada cardiorrespiratoria como consecuencia de una crisis epiléptica, los investigadores del Grupo de Homicidios continúan las investigaciones y tratan de esclarecer este extraño caso que ha conmocionado a la localidad alicantina.

Una de las pistas que está siguiendo la policía está relacionada con el hallazgo de unos papeles con distintos símbolos. Varios días antes de los trágicos hechos, alguien metió estos dibujos en la vivienda donde luego murió el menor. Según informaron fuentes cercanas a la investigación, los papeles fueron introducidos por debajo de la puerta en el domicilio del padre adoptivo del niño y su actual compañera sentimental.

La policía baraja varias hipótesis e investiga también si la familia de acogida del menor había recibido amenazas o tenían enemigos. El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, confirmó ayer este extremo al afirmar que en este caso «está todo abierto» en referencia a las líneas de investigación. Moragues pidió también prudencia y cautela a los periodistas debido al secreto de sumario.

Los agentes del Grupo de Homicidios realizaron el jueves por la tarde una reconstrucción de los extraños hechos según la versión de la pareja del padre adoptivo. Como ya informó ayer LAS PROVINCIAS, esta mujer tenía una bolsa en la cabeza y algunos golpes cuando fue encontrada maniatada junto al cuerpo del niño de ocho años.

Durante dos horas, los investigadores volvieron a inspeccionar la vivienda de Elda y preguntaron a la mujer sobre varias cuestiones de su relato para esclarecer la dudas que tenían. El juez que instruye el caso estuvo también presente en la reconstrucción del asalto a la casa. La víctima tiene una grave deficiencia auditiva pero lee los labios de quien conversa frente a ella.

Según su versión, dos hombres que ocultaban sus rostros con sendos cascos de moto la cogieron del cuello y le dieron varios golpes en el rellano cuando salía con el niño de la casa para ir a un parque, y tras obligarlos a entrar, la maniataron con la cuerda de un juguete y le pusieron una bolsa en la cabeza. También le tocaron los pechos y cree que los individuos fotografiaron al menor desnudo, aunque el relato de la mujer tiene algunas lagunas porque dejó de ver al niño durante algunos momentos del asalto, según ella, al quedar semiinconsciente por un golpe que le dieron en la cabeza con uno de los cascos de moto. Luego asegura que recobró la consciencia cuando los asaltantes aún estaban en la casa, y realizó con su teléfono móvil dos videollamadas, una de ellas después de que los individuos huyeran, para pedir auxilio a su madre. Su familia ha confirmado esto último y que la joven estaba «llena de golpes» cuando la policía entró en la vivienda.

Después de que el informe de los forenses no fuera concluyente respecto a la causa de la muerte, aunque la autopsia apunta a una posible asfixia, la familia del niño cree que pudo fallecer tras sufrir un ataque epiléptico y no ser auxiliado por los asaltantes. La policía ha enviado muestras biológicas del menor al Instituto Nacional de Toxicología para que los expertos las analicen y puedan determinar con mayor exactitud las causas del fallecimiento. Mientras esperan los resultados, los investigadores tratan de reconstruir el rompecabezas macabro con piezas que no encajan en un relato con varias lagunas.

Más

Fotos

Vídeos