«No paraba de gritar que había matado a la niña»

José Luis es una de las personas que estaba en la terraza del bar contiguo a la finca donde se produjo el crimen. El testigo vio «caer a un hombre sobre la luna delantera de un coche». Al acercarse junto a otras personas, el sujeto «no paraba de gritar que había matado a su hija». El presunto asesino trató de descolgarse desde la segunda planta del edificio y, tras un ligero vaivén, cayó de espaldas sobre el coche. El vehículo amortiguó en gran medida las heridas que hubiera podido sufrir. «Le hemos retenido hasta que ha llegado la Policía Local, muy rápidamente, y se lo han llevado», comentó este vecino. El testigo no acertaba a entender qué pudo pasar por su cabeza: «No hay ningún motivo para hacer esta salvajada».

Fotos

Vídeos