Los padres de Gabriel se aferran a la posibilidad de que sea un rapto

Los padres de Gabriel se aferran a la posibilidad de que sea un rapto

La madre pide a los posibles captores que se apiaden de ellos y liberen al pequeño: «No tendremos rencor»

MIGUEL CÁRCELES

Diez días después de que el pequeño Gabriel Cruz, de sólo ocho años, desapareciese en un trayecto de cien metros entre la casa de su abuela y la de unos primos como engullido por la tierra semidesértica de Las Hortichuelas, en Níjar, en pleno Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, los padres del niño se aferran a la esperanza de que Gabriel haya sido raptado por alguien. Lo demostraron durante la concentración de ayer en Almería en la que más de 8.000 personas les brindaron su cariño y les transmitieron su esperanza de que el pequeño pueda estar pronto en casa.

Pese a que reiteraron que no iban a aportar datos o hacer valoraciones sobre la investigación, que desarrolla la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil bajo un estricto secreto de sumario, tanto Patricia Ramírez, madre del pequeño, como Ángel Cruz, el padre, mencionaron como factible -o deseable- una única posibilidad: la del cautiverio forzado del pequeño Gabriel. «Confío en que antes de que la noche [de ayer] caiga Gabriel esté en alguna rotonda o en algún parque», indicaba Ramírez pocos minutos después de que el centro de Almería se colapsara por la enormidad de la concentración. La progenitora del menor pidió a sus posibles captores que se apiaden de ellos tras diez días «con las vidas paradas» y que liberen al pequeño, que le dejen en algún espacio público en el que el niño pueda pedir ayuda y volver a casa. «No tendremos rencor, Gabriel no tiene culpa, todos hemos sido niños, y sabemos los miedos que tienen y lo puros e inocentes que son», defendió emocionada y temblorosa ante un improvisado atril en el Palacio de la Diputación de Almería, adonde los familiares citaron a los medios de comunicación.

La madre del niño desaparecido insistió en esa única tesis, la del rapto, y explicó que lleva días pensando en «alguien» que pudiera tener algo en contra de ella o del padre del niño, Ángel Cruz, también presente. «Pero no encuentro a nadie». En cualquier caso, pidió «perdón» si alguien pudiera haber retenido al niño por algún comportamiento suyo y reclamó que le liberasen. «No es culpable», argumentó. La familia del pequeño insistió en no hablar sobre posibles hipótesis que estuviera manejando la investigación para «no poner en riesgo la vida» del joven Gabriel si bien destacó que al cargo del caso están «los mejores profesionales de España», mencionando explícitamente, entre otros, a los cuerpos de Guardia Civil, Policía Local, Emergencias 112 Andalucía, Infoca y Protección Civil. «Rencor ninguno, pero si me estáis oyendo», indicó a sus posibles captores, «dejadle libre, que vuelva a casa», reiteró Patricia Ramírez.

La Guardia Civil mantiene desde hace diez días un dispositivo que no ha mermado en efectivos

Sin pistas desde la camiseta

«A nosotros nos ha parado la vida la desaparición de Gabriel. Pero a muchas más personas de nuestro entorno también», refirió por su parte el padre del menor. Ambos, padre y madre, agradecieron las labores del operativo de búsqueda, pero también a voluntarios amigos y familiares, algunos de los cuales han pedido vacaciones o días libres para estar a su lado y colaborar en las labores de búsqueda del pequeño. Cabe recordar que desde la aparición, el sábado pasado, de una camiseta con el ADN del pequeño, no ha habido novedades determinantes que hayan permitido arrojar nuevas pistas solventes para dar con el paradero del pequeño. La Guardia Civil mantiene desde hace diez días el operativo de modo continuado y sin mermas en la dotación.

Desde Interior defienden que los mejores especialistas en desapariciones están destacados en la zona y elaborando diligencias en torno a la investigación, declarada secreta por el Juzgado de Instrucción número 2 de Almería. Entre ellas, centenares de entrevistas y declaraciones, registros, búsquedas y periciales que, por el momento, no han dado con el fruto más esperado: el hallazgo del pequeño Gabriel.

Más

Fotos

Vídeos