Una multitud se enfrenta a la policía para evitar un arresto en la Fuensanta

Agentes de la Policía Nacional acorralan al gentío entre dos esquinas durante la intervención con el fugitivo en la Fuensanta. / lp
Agentes de la Policía Nacional acorralan al gentío entre dos esquinas durante la intervención con el fugitivo en la Fuensanta. / lp

El sospechoso, con una reclamación judicial por robo, acabó herido al lanzarse de un segundo piso para escapar de los agentes que lo buscaban

J. A. MARRAHÍ/J. MARTÍNEZ VALENCIA.

Alta tensión en el barrio valenciano de la Fuensanta. Una intervención de la Policía Nacional para arrestar a un fugitivo se saldó ayer con una persecución, el delincuente arrojándose al vacío por un balcón y una multitud increpando a los agentes y tratando de impedir su trabajo. Finalmente, un enorme despliegue en la barriada con alrededor de una veintena de patrullas sirvió para poner orden. El detenido fue trasladado al hospital.

Los hechos se produjeron poco antes de la una de la tarde, en la calle Lucrecia Bori de la ciudad. Hasta el lugar se desplazaron varios agentes con intención de echar los grilletes a un presunto delincuente sobre el que pesaban cuatro órdenes de búsqueda, entre ellas, una de ingreso en prisión por robo con fuerza. Ya en una ocasión anterior había logrado escabullirse de los agentes que le seguían los pasos.

Según fuentes policiales, intentaron identificarlo en la calle y el joven, de 28 años y origen español, echó a correr. Puso rumbo hacia una vivienda y los agentes corrieron tras él para capturarlo. Pero todo se complicó cuando, en su desesperada huida, optó por arrojarse al vacío desde el balcón de un segundo piso.

Veinte patrullas tomaron el barrio después de que 30 vecinos insultaran y agredieran a los agentes

Como es lógico, los policías fueron de inmediato a auxiliarlo y solicitaron un equipo médico de urgencias. Sin embargo, vecinos de la barriada y allegados del fugitivo enfurecieron al ver herido al joven, la tomaron contra los policías y, según las mismas fuentes, se enfrentaron a ellos para impedir el arresto. Al parecer, recibieron insultos, empujones, zarandeos y patadas.

Los agentes se vieron rodeados por un grupo de unas treinta personas y pidieron apoyo urgente. En pocos minutos, acudieron en su auxilio numerosos vehículos de la Policía Local, la Policía Nacional y la Policía Autonómica. «Era algo increíble. Había por lo menos veinte patrullas y unos cincuenta policías», describe un testigo. El amplio dispositivo sirvió para calmar los ánimos de la agitada turba de vecinos.

Un cordón policial se formó ante varios de ellos para contener el tumulto y evitar más violencia. La resistencia cesó y, con todos más calmados, el sospechoso pudo ser evacuado bajo custodia policial al Hospital La Fe para ser atendido de sus heridas. El joven sufrió algunas contusiones, pero su estado general era bueno y no corría peligro pese a la aparatosa caída desde el balcón.

Pocos después, el joven fugitivo fue trasladado a la central de detenidos de la Policía Nacional, en el complejo de Zapadores. En pocas horas, el presunto ladrón será entregado en el juzgado que lo reclamaba para su ingreso en prisión.

Fotos

Vídeos