Casi medio centenar de desaparecidos en un año

María Navarro, José Álvarez, Pedro Castro y Shaozhong Chen Zhu, cuatro de los desaparecidos con alerta activa./QSDGlobal
María Navarro, José Álvarez, Pedro Castro y Shaozhong Chen Zhu, cuatro de los desaparecidos con alerta activa. / QSDGlobal

Cuatro de los 42 residentes de la Comunitat que estuvieron en paradero desconocido en 2017 siguen sin ser localizados | Una fundación europea recuerda que existen más de 4.000 casos pendientes de resolver en toda España

EFE / J. MARRAHÍ

El terrible desenlace del caso de Diana Quer vuelve a poner de relieve el drama de quienes tienen a un ser querido en paradero desconocido. Ya sea menor o adulto. Esfumados por propia voluntad, en casos marcados por la enfermedad o, sencillamente, sin explicación alguna. Según datos ofrecidos ayer por la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas, QSDGlobal, durante 2017 se activaron 42 alertas por desapariciones en la Comunitat Valenciana . Hoy, cuatro de esos casos, siguen activos y corresponden a una vecina de Alcoy, dos residentes en Valencia y un hombre desaparecido en Massanassa, según la organización.

Durante el año 2017 recién concluido se activaron 476 alertas por desapariciones en toda España. Y de ellas, 71 aún permanecen activas. Del resto, 294 fueron resueltas tras encontrar a la persona desaparecida en buen estado y 111 tuvieron un triste desenlace: la persona extraviada fue localizada sin vida, según los datos de QSDGlobal.

La fundación informó ayer de las alertas atendidas directamente durante el año pasado por este organismo, una cifra a la que habría que sumar las 4.164 búsquedas que permanecían activas a comienzos de 2017, según el Informe del Ministerio del Interior publicado el pasado 7 de marzo. QSDGlobal es una entidad sin ánimo de lucro formada por abogados, familiares de desaparecidos, periodistas y docentes.

Para la organización, el desenlace del caso de Diana Quer «ha reactivado la conciencia social ante las desapariciones». La fundación confía en que 2018 «suponga un definitivo paso adelante en la resolución de los casos sin resolver». Al mismo tiempo, la entidad exige actuaciones urgentes, tanto en materia de investigación y de búsquedas activas, como en medidas preventivas.

Según sus datos estadísticos, de las 476 alertas difundidas durante el año pasado, la mayoría, 316, correspondieron a hombres, y 160 a mujeres. Para la organización, vuelve a ser preocupante el alto porcentaje (39 %) de mayores de 65 años con alguna enfermedad neurodegenerativa que son hallados sin vida tras haber desaparecido a causa de una desorientación momentánea.

Precisamente el colectivo mayor de 65 años es el que suma más desapariciones en términos absolutos a nivel nacional, con 111 casos. A continuación aparecen los menores de edad, con 80 casos contabilizados en el país. El arco de edad que comprende entre los 30 y 39 años registra 66 casos. Además, hubo 58 desapariciones de vecinos de entre 50 y 59 años. Y 54 de jóvenes mayores de edad, de entre 18 y 29 años.

Muertes de mayores

Según los datos de la fundación, aproximadamente la mitad de los mayores de 65 años que desaparecen son encontrados fallecidos tras las labores de rastreo (43 frente a 49 que fueron hallados en buen estado). Sin embargo, esta tendencia se invierte con los menores de edad, puesto que la mayoría regresa en buen estado, ya sea por abandonos intencionados de su domicilio o por haberse extraviado. En concreto, 73 de los casos acabaron con localizaciones frente a cuatro fallecidos.

En cuanto a la distribución geográfica, Andalucía es la comunidad con el mayor número de casos (69), seguida de Cataluña (59), Galicia (57) y Madrid (54). La Comunitat Valenciana, con sus 42 incidentes conocidos por la organización, es sexta región de España en cantidad de desapariciones. En el polo opuesto, están Murcia, donde sólo hubo tres alertas y La Rioja y Navarra, con seis.

El caso activo más preocupante por el tiempo transcurrido es el de María Navarro, una mujer que desapareció el 27 de febrero del año pasado en el municipio alicantino de Alcoy. Los datos que aporta la fundación es que vestía abrigo gris largo y bufanda roja. Meses después, el 15 de junio, se difundió la imagen de José Álvarez, un joven de 19 años desaparecido en Valencia. Se le describe como un estudiante de Ingeniería Industrial natural de Ponferrada, de complexión delgada, pelo rizado, barba y bigote. Según los datos de QSDGlobal, todavía permanece en paradero desconocido, puesto que es una de sus alertas activas.

Sólo tres días después, se difundió el cartel de Pedro Castro, cuyo rastro se perdió en Massanassa. «Los ancianos a los que cuidaba dieron la voz de alarma. No había acudido a su puesto de trabajo tal y como solía hacer», indica la organización en su alerta de desaparición, todavía en marcha. Por último, aparece Shazhong Chen Zhu, un hombre de origen chino con problemas de Alzheimer. Mide 1,68 metros de estatura, tiene el pelo corto y canoso. Vestía un pantalón de color marrón y un polo azul, según la descripción que aporta la fundación.

Sin noticias de una joven de Paterna desde el 1 de enero

El último caso de desaparición se difundió hace unos días. La comparsa Almogàvers de Paterna dio a conocer en Facebook la ausencia de noticias de paradero de una joven vecina del pueblo desde el pasado 1 de enero. Fuentes del Ayuntamiento confirmaron que hay denuncia policial y los festeros pidieron colaboración ciudadana para dar con Itziar. La joven tiene un Ford Focus de color azul con cristales tintados.

Fotos

Vídeos