Marcha por la última víctima del machismo

REDACCIÓN.

Vila-real se llenó ayer de personas vestidas con el color violeta para recordar a la joven Andrea Carballo, de 20 años, que falleció a finales de diciembre en el choque del vehículo en el que circulaba con su expareja. La Policía Nacional investiga los hechos como un presunto caso de violencia de género. La manifestación, convocada por familiares y personas cercanas a la víctima, ha llenado la plaza para pedir «justicia» y mostrar su repulsa por la violencia machista.

Fotos

Vídeos