El maltratador que dejó en coma a su exnovia en Manises se enfrenta a 15 años de cárcel

Montero, antes del ataque. / LP

La víctima sufre lesiones cerebrales tras 384 días de hospitalización y el agresor será juzgado por un delito de asesinato en grado de tentativa

JAVIER MARTÍNEZ y A. RALLOValencia

El maltratador que dejó en estado de coma a su exnovia tras una brutal agresión en 2015 en Manises se enfrentará a una condena de 15 años de prisión, la pena que ha solicitado el ministerio público en su escrito de acusación. Luis M. T., que ya tiene antecedentes penales por maltratar a una pareja anterior, se sentará en el banquillo de los acusados en la Ciudad de la Justicia de Valencia tras ser procesado por los delitos de asesinato en grado de tentativa y acoso.

La Audiencia Provincial de Valencia juzgará a este violento individuo después de que el juzgado de primera instancia número 3 de Quart de Poblet finalizara la instrucción del caso. Mientras la fecha de la vista oral se acerca, Marta Montero Montolio, la víctima de la brutal agresión machista, continúa recibiendo tratamiento en el Servicio de Daño Cerebral del Hospital Valencia al Mar.

La joven ingresó en estado de coma en La Fe el 1 de septiembre de 2015 tras ser asfixiada con un cable de televisión y golpeada en la cabeza por su exnovio. Marta tenía 31 años y estaba llena de vida. Tras dos meses de cuidados intensivos en el hospital, la joven comenzó a despertar del estado patológico, aunque sin apenas sensibilidad ni capacidad motora. Sus padres y su hermano se turnaron para que nunca estuviera sola en los 384 días que estuvo hospitalizada.

Las secuelas cerebrales que sufre como consecuencia de la agresión dieron lugar al reconocimiento de una incapacidad absoluta para todo tipo de trabajo, así como una dependencia de una segunda persona "para supervisar las actividades esenciales de la vida diaria". según el escrito de acusación del fiscal. El golpe que Luis M. propinó con una silla a la víctima le fracturó la base del cráneo y le causó también una grave lesión en la región occipital derecha.

Para el ministerio público, estos violentos hechos "son constitutivos de un delito de asesinato en grado de tentativa", mientras que el acoso también quedó probado por la investigación policial. El procesado escupió a Marta y le dio un empujón cuando ella rompió la relación el 17 de julio de 2015, y después comenzó a seguirla por la calle y a molestarla en la puerta de la residencia de ancianos donde trabajaba. Aconsejada por su familia, la víctima tenía intención de denunciar el acoso que estaba sufriendo a diario, pero cambió de opinión tras una conversación con la hermana del maltratador. Además, la joven temía que su exnovio se vengara si ella acudía a la policía.

El 1 de septiembre de 2015, Luis M. trató de estrangular a Marta con un cable de televisión y luego le pegó un fuerte golpe en la cabeza con el travesaño de una silla. La brutal agresión tuvo lugar en el domicilio de la víctima tras una discusión. El procesado se había quedado una llave de la casa y se negaba a devolverla. Antes de huir y dejarla inconsciente en el suelo del comedor, el maltratador le quitó el vestido manchado de sangre y le puso un pantalón corto y una camiseta.

Una vecina que escuchó los gritos de la joven dio la voz de alarma. Cuando entró la Policía Local de Manises en la vivienda, la víctima sufría convulsiones en medio de un charco de sangre. Una ambulancia trasladó a Marta al Hospital La Fe, donde ingresó en estado de coma. El agresor fue detenido por dos policías de paisano cuando acudió al centro de salud de Manises para que le curasen las heridas que tenía en las manos..

Fotos

Vídeos