La madre de la valenciana asesinada en México viaja a España con su nieto

Pilar Garrido, la valenciana asesinada en México. / efe
Pilar Garrido, la valenciana asesinada en México. / efe

Los restos humanos atribuidos a Pilar Garrido llegan a la Comunitat para que se practique una nueva prueba de ADN

EFE

castellón. La madre de Pilar Garrido, la joven valenciana asesinada en julio en el noreste de México, viajó ayer con su nieto de un año hacia Valencia, después de obtener los permisos de sus abuelos.

En declaraciones a los medios de comunicación desde la terminal aérea de Ciudad Victoria, capital del estado de Tamaulipas, Rosa María Santamans dijo que el niño permanecerá con ella hasta que su padre, Jorge Fernández, el sospechoso del homicidio, lo reclame y lo pueda atender.

La fiscalía de Tamaulipas, uno de los estados más peligrosos de México, acusó a Fernández de golpear y estrangular a su mujer, natural de Massalavés, dejando el cadáver al lado de una carretera cuando volvían de pasar unos días en la playa en julio pasado.

No obstante, Fernández siempre sostuvo que la pareja regresaba el 2 de julio en coche cuando un vehículo con dos hombres los interceptó para intentar robarles el automóvil. Pero, siempre según su versión, acabaron llevándose a su mujer, de 34 años. El 26 de julio las autoridades encontraron unos restos óseos en un paraje cercano al lugar de los hechos, en la carretera entre Ciudad Victoria y el balneario de la Pesca. Las pruebas de ADN demostraron semanas después que pertenecían a Garrido.

Confianza en el marido

La madre de la víctima cree firmemente en este relato sobre cómo aconteció el homicidio. «Tengo plena confianza en Jorge y espero que busquen a los verdaderos culpables» del crimen, aseguró ayer Santamans, quien indicó que los restos de su hija ya están en camino hacia España, donde se llevará a cabo una nueva prueba genética.

También dijo tener confianza en las autoridades de Tamaulipas, que están al frente de la investigación. «Soy la persona más interesada en que todo se aclare», apuntó. Por su parte, los padres de Fernández, que despidieron a Rosa María y su nieto en el aeropuerto, aseguraron que los padres del pequeño querían que se educara en España, lejos de la inseguridad de Tamaulipas, por lo que no pusieron peros al traslado del niño.

Por otra parte, los restos atribuidos a la valenciana están ya en España para llevar a cabo una nueva prueba de ADN, como había solicitado la familia de Pilar Garrido.

Fotos

Vídeos