Juzgan a un hombre por matar a una mujer en un robo

EFE

vila-real. El acusado de robar en la casa en la que vivía un matrimonio mayor en Vila-real y de asesinato e intento de asesinato por haber agredido a la pareja, declaró ayer no haber estado en el lugar de los hechos ya que en esa fecha se encontraba en Rumanía.

La Fiscalía solicita una pena de 33 años de prisión al considerarle autor de un delito de asesinato, ya que la mujer falleció varios meses después de la agresión, y de intento de asesinato, ya que el hombre resultó gravemente herido y padece secuelas severas. Además, la acusación pública le considera presunto autor de un delito de robo por haberse apoderado de joyas del domicilio valoradas en 3647 euros.

A preguntas de la fiscal sobre su declaración en las fases de instrucción e investigación, el acusado dijo que se encontraba «muy atormentado tras su detención y se pudo equivocar» y confundirse con respecto a otro robo de maquinaria que había cometido.

La primera testigo en declarar, una vecina en cuyo testimonio se sostiene la acusación del Ministerio Fiscal, explicó que la noche en la que se produjeron los hechos en 20011 escuchó golpes, gemidos y pisadas y salió a ver qué sucedía. Relató que por las escaleras del edificio vio bajar a dos hombres, el primero de ellos encapuchado y con una barra de hierro en la mano y el segundo con la cara descubierta, y reconoció el rostro del segundo, el acusado del crimen, en las fotografías que le mostró la policía y en una posterior rueda de reconocimiento. Sin embargo, la mujer afirmó ayer en la vista que no estaba segura de que el hombre que vio bajar por las escaleras y el acusado presente en la sala fueran la misma persona.

Fotos

Vídeos