Juicio a un guardia por intento de asesinato

EFE.

Un brigada de la Guardia Civil negó ayer en su juicio que intentara asesinar a una compañera del cuerpo con la que estaba obsesionado, a su marido y al hijo de ambos echando plaguicida y raticida en la comida tras colarse en su vivienda de la casa cuartel de la Vila Joiosa. El acusado, Francisco G. J., admitió que en una ocasión vertió en los alimentos agua de mar y en otra un insecticida aunque aseguró que en dosis inocuas. La fiscalía lo considera autor de tres delitos de asesinato en grado de tentativa.

Fotos

Vídeos