Los forenses buscan la causa de la muerte de Diana Quer

Traslado del cuerpo de Diana Quer al policlínico de Conxo, en Santiago. /EFE
Traslado del cuerpo de Diana Quer al policlínico de Conxo, en Santiago. / EFE

El abogado de Abuín desmiente que haya habido confesión y se aferra a la versión del atropello casual pero no logra explicar cómo sabía dónde estaba el cadáver

L. TORRES

'El Chicle' niega haber asesinado y violado a la joven Diana Quer. Así lo mantuvo en su extensa declaración ante la Guardia Civil. Pero ayer calló ante la titular del Juzgado número tres de Ribeira, un silencio que no evitó que la juez ordenara su ingreso en prisión provisional incomunicada y sin fianza por ser «sospechoso» de haber matado a la joven madrileña, secuestrada el 22 de agosto de 2016 en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal. José Enrique Abuín Gey, 'el Chicle', «en ningún momento se ha reconocido autor ni de asesinato ni de homicidio», también es «absolutamente falso» que haya confesado que violara o agrediera sexualmente a la joven. El abogado del presunto asesino, Ramón Sierra, despachó con esta contundencia las acusaciones contra su cliente a la salida de la declaración en el juzgado de Ribeira, al que llegó con la cabeza envuelta en una manta térmica y en medio de una lluvia de insultos de los vecinos.

El letrado, en cambio, no fue igual de claro al responder a la pregunta de cómo era posible si no había asesinado a Diana Quer que condujera a la Guardia Civil al lugar donde estaba el cuerpo de la joven de 18 años en una nave industrial abandonada en el municipio de Rianxo. «Lo hizo para mitigar en la medida de lo posible el sufrimiento de la familia», contestó.

El abogado sólo dio credibilidad a la hipótesis del atropello, que fue una de las diferentes versiones de los hechos que dio 'el Chicle' en su declaración ante la Guardia Civil el 30 de diciembre. Pudo ser, dejó caer Sierra, «un homicidio por imprudencia».

El presunto asesino se negó a dar su versión ante la jueza de guardia en las casi seis horas que estuvo ayer en el juzgado porque, por consejo de su defensor, se acogió a su derecho a no declarar. La instructora, tras estudiar el atestado con la declaración efectuada ante la Guardia Civil en sus manos, ordenó el encarcelamiento incomunicado de 'el Chicle', que fue conducido a la prisión coruñesa de Teixeiro. En su auto, la jueza señaló que a la vista de los indicios es razonable colegir que el acusado es «sospechoso» del asesinato de Diana Quer y que «la finalidad del investigado pudo haber sido atentar contra la integridad sexual o contra la vida de la víctima». Otra razón que coadyuvó a la instructora a ordenar el ingreso en prisión fue el intento de secuestro el 25 de diciembre pasado de otra joven en el municipio de Boiro, acción frustrada por los gritos de la víctima que alertaron a dos jóvenes que estaban cerca, y que precipitó la detención de Abuín.

La juez explica además en su escrito que ordenó la privación de libertad porque hay riesgo de fuga y de reiteración delictiva, así como para evitar ocultación, alteración o destrucción de pruebas. Reconoce, no obstante, que la causa de la muerte está «en estudio» y a pesar de que no se han hallado «signos de violencia», sí había «claros indicios de criminalidad», según se recoge en el informe preliminar de la autopsia. Los restos de Diana Quer se someterán a nuevos estudios en el Centro de Antropología Forense de Verín, en Ourense, para determinar las causas exactas de la muerte y establecer si hubo agresión sexual u otro tipo de violencia física, o si fue arrojada viva o muerta al pozo.

Cambio de versión

El cadáver fue recuperado el pasado domingo en una nave industrial abandonada en Asados, municipio de Rianxo y cerca de su domicilio, que en el pasado fue una fábrica de gaseosas y antes de muebles. 'El Chicle' acompañó a las cinco y media de la mañana del día de Nochevieja a los guardias civiles al lugar donde se encontraba el cuerpo atado a unos contrapesos para evitar que flotara. Agentes de actividades subacuáticas de la Guardia Civil extrajeron el cuerpo del pozo a primera hora de la mañana.

El acusado reconoció los hechos, de acuerdo al informe de los investigadores, una vez que su esposa, Rosario Rodríguez, modificó su testimonio y confesó que durante la noche y madrugada del 22 de agosto de 2016 su marido no estuvo con ella, como había declarado en un primer interrogatorio. La mujer había contado que salieron a robar gasoil por su precaria situación económica. La pareja vive con una hija menor de edad.

Hasta el cambio de testimonio de su esposa, 'el Chicle' había mantenido en el interrogatorio una actitud «arrogante y desafiante», según los agentes, y primero defendió su inocencia, después confesó que atropelló a la joven de forma fortuita y tiró su cuerpo al mar para que no fuera encontrado porque tenía antecedentes por tráfico de drogas. Pero al ser informado del cambio de versión de su pareja, se derrumbó y confesó, de acuerdo al atestado de la Guardia Civil.

Más

Fotos

Vídeos