Cae el Don Juan ladrón

Cae el Don Juan ladrón

El sospechoso, un valenciano de 26 años, hurtó dinero y joyas por valor de 150.000 euros a la madre de su última pareja Detenido un joven que robaba a las familias de sus novias

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

Del flechazo al disgusto y, de ahí, a la denuncia. La Policía Nacional ha detenido en Valencia a un joven de 26 años que presuntamente se dedicaba a robar a las familias de sus novias. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, «el modus operandi que utilizaba consistía en enamorar a jóvenes de buena familia» para luego saquear a sus parientes directos.

El Don Juan ladrón acabó detenido el miércoles por la tarde en Valencia. De acuerdo con las mismas fuentes, se le considera autor de un delito de hurto continuado, tanto de dinero como de joyas, cometido en el domicilio de la madre de su última pareja.

Las investigaciones policiales arrancaron cuando la víctima se dio cuenta del saqueo que estaba sufriendo. Y no dudó en poner los hechos en conocimiento de los agentes. De su domicilio, en el distrito de Tránsitos, habían desaparecido numerosas joyas por valor aproximado de 30.000 euros. También echó en falta alrededor de 120.000 euros. Y todo ello sin que aparecieran signos de forzamiento en la caja fuerte donde se hallaban los billetes y las alhajas.

La pesquisas policiales no tardaron en apuntar al novio de la hija de la propietaria. Supieron, por un lado, que había realizado varias transacciones en tiendas de compraventa de joyas entre los meses de marzo y julio. Además, ya tenía antecedentes policiales por hechos similares.

Material recuperado

En los registros domiciliarios practicados por la Policía Nacional, los agentes lograron recuperar joyas sustraídas por valor de 13.000 euros. Sin embargo, la mayor parte del dinero se lo había fundido en juegos de azar. Sólo han aparecido 500 euros, además de un reloj de una prestigiosa marca y un encendedor de oro. Tanto el dinero en efectivo como las joyas halladas por los investigadores ya han sido devueltos a su propietaria, como explicaron desde la Jefatura Superior.

Por el momento, no existe constancia de que las novias del sospechoso se hayan visto afectadas por los hurtos. Lo que sí parece claro, a tenor de las investigaciones, es que el pícaro 'rompecorazones' llevaba a cabo una cierta planificación la hora de escoger a su pareja, ya que tenía en cuenta el poder adquisitivo y opulencia de sus familiares. El siguiente paso consistía en dotarse de un halo de respeto y educación. «Sabía ganarse la confianza de los padres de las mujeres», describen fuentes de la investigación.

Hurtos espaciados

Una vez se le abría la puerta familiar, el presunto ladrón ponía su punto de mira en cualquier objeto de valor o caja fuerte. Como es lógico, prefería espaciar en el tiempo y dosificar los hurtos para no despertar las sospechas de los familiares. Sin embargo, a la larga, las víctimas acababan por darse cuenta de lo que sucedía ante el elevado valor total de sus sustracciones.

Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, el joven valenciano fue ayer puesto a disposición judicial. En su camino ha dejado, al menos, dos corazones rotos. Y una caja fuerte medio vacía.

Fotos

Vídeos