Investigan un presunto intento de abuso sexual en el buque Valencia-Mallorca evitado por miembros de la UME

Buques en el Puerto de Valencia.
Buques en el Puerto de Valencia. / Damián Torres

Los efectivos militares observaron «una situación extraña» con un hombre agarrando a una joven en un pasillo durante la madrugada

JAVIER MARTÍNEZValencia

Tres soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) evitaron que un hombre abusara sexualmente de una joven en estado de embriaguez en un barco de Trasmediterránea que se dirigía a Palma de Mallorca. La rápida actuación de los militares, que prestaron auxilio a la víctima y persiguieron al individuo, frustró la agresión sexual y posibilitó la identificación y detención del presunto abusador: un miembro de la tripulación del ferri.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil, los hechos ocurrieron en la madrugada de hoy en el barco Almariya, que cubre la ruta Valencia–Palma de Mallorca de Trasmediterránea, tras una fiesta estudiantil celebrada a bordo. En un momento de la travesía, los soldados vieron a un hombre encima de una joven en un pasillo. Uno de los militares le llamó entonces la atención ante la sospecha de que el individuo estuviera abusando de la chica, que se encontraba semiinconsciente en el suelo debido a su estado de embriaguez, y el hombre reaccionó de forma muy extraña. Cogió a la joven en brazos y accedió con ella a otro pasillo tras abrir una puerta de emergencia.

Los miembros de la UME salieron corriendo detrás del individuo, que logró escapar, y ayudaron a la joven tras forzar la puerta de un fuerte empujón. Uno de los soldados llamó también al teléfono de emergencias 112 antes de localizar al personal de seguridad del ferri. Tras tener conocimiento de los graves hechos, Trasmediterránea activó de forma inmediata su protocolo de actuación para incidentes delictivos con aviso a la Guardia Civil de Mallorca.

Antes de que el barco hiciera escala en Ibiza, los militares identificaron plenamente al presunto agresor sexual. Este hombre de nacionalidad serbia fue retenido por los vigilantes del ferri y entregado a la Guardia Civil de Mallorca. Una lancha patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil trasladó a dos agentes de Policía Judicial al barco, que se hicieron cargo del presunto agresor sexual.

Tras desembarcar en el puerto de Mallorca, los guardias civiles trasladaron al detenido al cuartel para interrogarlo. Los tres militares prestaron declaración en Ibiza, ya que forman parte de un contingente del Tercer Batallón de la UME, con sede en la base militar Jaime I de Bétera, que participa en la campaña de prevención de incendios en la isla.

Fotos

Vídeos