Investigan la muerte de un vecino de El Puig tras una caída cuando paseaba a su perro

Policías y personal médico, junto al cuerpo de la víctima.
Policías y personal médico, junto al cuerpo de la víctima. / LP

La Guardia Civil sospecha que la víctima sufrió una fractura de cuello a causa de un tropezón, sin descartar que fuera por un estirón del can

J. A. MARRAHÍ/J. MARTÍNEZ VALENCIA.

Aparentemente sin vida, tumbado boca abajo, con la barbilla completamente pegada a una pasarela y en una posición muy anómala. Así fue cómo un testigo encontró ayer a un hombre de 50 años que paseaba a su perro junto a la playa en El Puig. Poco después se comprobó que la víctima estaba sin vida. La Guardia Civil ha abierto una investigación para aclarar las causas del fallecimiento y, al cierre de esta edición, los motivos aún no estaban claros. Como principales hipótesis se barajaba un tropezón accidental, un desvanecimiento o un repentino estirón del can de la correa, según fuentes próximas al caso.

La alarma se produjo poco antes de las cinco y media de la tarde, en la parte trasera del Cami Platja A de la urbanización Medicalia, en una zona de paseo vecinal a pocos metros del mar y de los bloques de apartamentos de la zona. A esa hora llegó el primer aviso al teléfono de Emergencias, el 112. El testigo telefoneaba desde la urbanización Medicalia y hablaba de un hombre tendido en el suelo, con el cuerpo extrañamente encorvado hacia la cabeza y con la barbilla prácticamente pegada a un paseo peatonal de madera. No respondía.

De inmediato, el Centro de Coordinación de Emergencias activó un Soporte Vital Básico (SVB) y movilizó también a la Guardia Civil y a policías locales de El Puig. También se desplazó al lugar una médico de Puçol.

El personal sanitario no pudo hacer nada por la víctima. Había fallecido por lo que, según la primera inspección del cuerpo, apunta a una fractura de cuello. No obstante, este extremo deberá confirmarlo la autopsia. A partir de ese momento, el trabajo médico concluyó y comenzó el de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Puçol.

Los agentes, ya junto a la comisión judicial, volvieron a revisar el estado que presentaba el cadáver, lograron identificar al hombre y buscaron testigos de lo sucedido. Al cierre de esta edición, no había sido localizado nadie que presenciara directamente de qué manera cayó al suelo el hombre, un vecino de Paterna que veranea en la zona. Lo que sí parece claro es que estaba caminando al menos con un perro.

La principal hipótesis que manejaba ayer la Guardia Civil era la de una muerte de naturaleza accidental, pero sin poder concretar exactamente la mecánica de la fatal caída. Al anochecer se produjo el levantamiento del cadáver ante la consternación y extrañeza de los residentes en Medicalia. La investigación está abierta.

Fotos

Vídeos