Investigan por maltrato animal a un okupa que abandonó siete perros sin comida en una casa

Uno de los perros abandonados. / LP
Uno de los perros abandonados. / LP

Uno de los canes murió en el recinto vallado de Alfarp y los otros fueron alimentados por los vecinos hasta que intervino la Guardia Civil

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Una investigación de la Guardia Civil de Llombai se ha saldado con la identificación de un joven de 24 años, acusado de un delito de maltrato animal, por abandonar a siete perros durante varios meses, sin comida ni agua, en el recinto vallado de una casa que había ocupado ilegalmente en el término municipal de Alfarp.

Uno de los canes murió por las heridas que sufrió en una pelea, y los otros perros fueron alimentados por vecinos y miembros de dos sociedades protectoras de animales. Estas personas utilizaron dos cubos de plástico atados con sendas cuerdas para descolgar pienso y agua por encima de la valla. De esta forma evitaron que los canes murieran de hambre mientras el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y los agentes del cuartel de Llombai trataban de localizar al dueño de los animales.

El propietario de la casa ocupada ilegalmente denunció que el individuo le había amenazado cuando le dijo que se marchara. Ademas de cometer un delito de maltrato animal, el joven investigado está acusado también de los delitos de defraudación de fluido eléctrico y amenazas, según informaron fuentes jurídicas.

El okupa también amenazó al dueño de la casa cuando le dijo que se marchara

Los agentes de la Guardia Civil comprobaron que el individuo había realizado enganches ilegales de luz y agua cuando entraron en el recinto para que su propietario pudiera recuperarlo. El joven cuenta con numerosos antecedentes delictivos y tenía atemorizados a los vecinos de la zona.

Llenos de parásitos

Los perros se encontraban llenos de parásitos y flamencos por la escasez de comida y agua. Las condiciones insalubres en las que se hallaban los canes dejó perplejos a los guardias civiles y los miembros de las protectoras Dignitat Aminal y SOS Animalades. Durante el tiempo que permanecieron abandonados en el recinto vallado, uno de los perros quedó atrapado al meter la cabeza en un pequeño agujero. Uno de los vecinos saltó la valla entonces para liberar al animal. Los canes de las razas pitbull y american stanford fueron trasladados a las instalaciones de una de las sociedades protectoras de animales.

La Guardia Civil de Llombai se hizo cargo de las investigaciones de este caso de maltrato animal después de que un vecino de Alfarp denunciara las condiciones insalubres en las que se encontraban los perros desde hacía varios meses.

Fotos

Vídeos