Investigan si el incendio de la residencia fue intencionado

Fachada de la residencia donde se produjo el incendio. / D. TORRES
Fachada de la residencia donde se produjo el incendio. / D. TORRES

La noche anterior quemaron una hoja informativa en la misma planta donde se inició el fuego que intoxicó a 11 jóvenes en Alfara

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Un equipo de la Guardia Civil especializado en la investigación de incendios realizó ayer una minuciosa inspección en la residencia de Alfara del Patriarca para determinar si el fuego fue intencionado. Los agentes tomaron también declaración ayer a varios de los jóvenes universitarios que resultaron intoxicados por inhalación de humo en el siniestro ocurrido el lunes por la noche.

El fuego se declaró media hora antes de una reunión que la directora de la residencia iba a mantener con los estudiantes para resolver algunos problemas de convivencia. Según explicó uno de los universitarios, algunas acciones malignas de poca importancia habían motivado quejas de los propios estudiantes. La noche anterior alguien había quemado una hoja informativa en el sótano donde los universitarios apuntaban la hora y el día de cada lavado de ropa, una norma para controlar este servicio de la residencia.

Las llamas que causaron la intoxicación por humo de 11 jóvenes se declararon sobre las 21.30 horas del lunes en un edificio de cuatro alturas de la calle Mayor. El fuego comenzó en el sótano en una zona dedicada a lavandería junto a una sala de ocio donde los estudiantes pueden ver la televisión y realizar otras actividades.

La combustión de materiales en el sótano generó una enorme columna de humo que, por el temible efecto chimenea, ascendió hacia las plantas superiores y sorprendió a los jóvenes que en ese momento descansaban o estudiaban en sus estancias.

Uno de los chicos tuvo que bajar semidesnudo porque el incendio le sorprendió en la ducha, según una vecina. Además, otros dos universitarios se quedaron atrapados en el ascensor cuando se fue la luz. Los servicios sanitarios asistieron a 11 víctimas de entre 18 y 29 años, y ocho fueron trasladados al Hospital Arnau de Vilanova, pero ninguno de los jóvenes sufrió quemaduras. Entre las personas atendidas se encuentra una chica que había ido a la residencia para hablar con una amiga. Tras recibir el alta médica, los universitarios residen en viviendas de amigos o familiares mientras reparan los cuantiosos daños en el edificio.

«Nos han dicho que tenemos que declarar todos. Yo no he podido ir hoy porque tengo un examen, pero la Guardia Civil ya ha interrogado a tres residentes», asegura uno de los estudiantes que resultó intoxicado por inhalación de humo.

Según confirmó este joven, la hoja informativa fue quemada el domingo sobre las nueve y media de la noche, la misma hora a la que se inició el incendio el lunes en la zona de la lavandería. Los bomberos acudieron con urgencia a la residencia y rescataron o ayudaron a salir a seis de las víctimas. Fueron momentos de gran peligro y tensión. El humo salía de los enchufes y se extendía por las habitaciones. Una de las estudiantes bajó a ciegas por las escaleras llamas de humo y fue auxiliada por sus compañeros en el primer piso y luego por los bomberos.

Fotos

Vídeos