Dos hombres maniatan y amordazan a una joven en un parque de Llíría

La víctima sufre el acoso de unos vecinos y los anteriores inquilinos se marcharon porque destrozaron la puerta del piso con un hacha

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Dos hombres maniataron y amordazaron a una joven de 20 años en un parque de Llíria, le taparon los ojos con una venda y amenazaron también con matar al perro de la víctima. Los violentos hechos ocurrieron el viernes por la tarde, cuando la chica hacía 'running' cerca de su casa y fue atacada de forma sorpresiva por los dos individuos.

Tras desatarse, la joven pidió ayuda al conductor de un coche que circulaba por una calle cercana. Estaba muy nerviosa y llevaba la camiseta rota por el forcejeo que había mantenido con los dos asaltantes. El hombre descendió de su vehículo y le dejó una prenda para que se tapara. Otras dos personas auxiliaron a la chica y llamaron al 112 para que acudiera la Guardia Civil y una ambulancia.

Pocos minutos después, una patrulla de la Policía Local de Llíria llegó al lugar. La joven estaba muy asustada y temía por la vida de su perro. Los individuos que maniataron y amordazaron a la chica también dejaron una nota amenazante: «6.000 a las 12 en parque gasolina no policía perro quemado». Uno de los asaltantes escribió la frase sin comas en un papel antes de huir.

Los asaltantes dejaron una nota en la que amenazaban con matar al perro de la víctima

Trasladada al hospital

La víctima fue trasladada en una ambulancia al Hospital de Llíria para que recibiera atención médica antes de que presentara la correspondiente denuncia. Según las primeras investigaciones de la Guardia Civil de Llíria, que se hizo cargo del caso, la joven podría haber sido víctima de una venganza por parte de unos vecinos a los que había denunciado un día antes, porque estos habían intentado matar a su perro, presuntamente, con pienso envenenado que arrojaron por una ventana de su casa.

La chica y su novio viven en la finca del Pic, un edificio donde residen una quincena de familias que ocuparon de forma ilegal los pisos de la inmobiliaria Solvia del Banco Sabadell. Desde que alquilaron una vivienda en enero, la pareja ha sufrido el acoso de un clan de etnia gitana por motivos que no han trascendido.

Los anteriores inquilinos tuvieron que abandonar el piso después de que alguien destrozara la puerta con un hacha, según informaron fuentes municipales. Solvia presentó la correspondiente denuncia en el juzgado de Llíria para recuperar su edificio tras dos años de ocupación ilegal.

Fotos

Vídeos