Un hombre estafa a una amiga 2.600 euros al fingir que su hija tenía cáncer

La Policía Nacional arresta al sospechoso, que decía que también estaba enfermo y mandó a la mujer imágenes de la niña llorando

J. A. MARRAHÍ

valencia. Tras el escándalo de Paco Sanz o el caso Nadia, las deplorables estafas con la enfermedad como 'gancho' siguen sembrando víctimas. Así se desprende de una intervención de la Policía Nacional por la que ha sido arrestado un hombre de 44 años en Xàtiva. El sospechoso logró que una amiga le prestara 2.600 euros tras hacerle creer que su hija tenía cáncer. Como disfraz de credibilidad, decía que era policía y que había contraído también la enfermedad.

Las investigaciones se iniciaron al tener conocimiento los agentes de que una mujer podría haber sido engañada por un vecino de la capital de La Costera. Según exponía la víctima, le había pedido dinero para pagar el tratamiento de una hija supuestamente enferma. Pero el asunto despertó sus sospechas. Temía estar siendo engañada.

Según la Jefatura Superior, los policías averiguaron que el hombre había contactado a través de diferentes redes sociales con la mujer, «contándole que su hija estaba enferma y que debía reunir 100.000 euros para su tratamiento».

Ella, después de unos meses y tras conocerse en persona, aceptó entregarle 2.600 euros de sus ahorros. La donación fue, más bien, un préstamo con intereses. Se hizo con un documento manuscrito por ambos en el que se reconocía la entrega del dinero al ahora detenido a cambio de una devolución posterior de 9.000 euros.

Como explicaron las mismas fuentes, el hombre había llegado a enseñar a la mujer «fotos y vídeos de su hija llorando». Para lograr su propósito de conmover, había inventado que él también había contraído la misma enfermedad. En una ocasión hasta envió a la víctima de la estafa una foto suya ingresado en un hospital.

Bloqueo telefónico

Continuando con las investigaciones, los policías nacionales averiguaron que el hombre había bloqueado a la víctima en sus dos teléfonos móviles. Cuando la mujer lograba contactar con él para reclamarle el dinero, el presunto estafador respondía con evasivas. Según la Jefatura, «siempre alegaba que le había hecho la transferencia, pero por un problema en el banco no se había podido materializar». Para mantenerla engañada ante su insistencia usaba frases como esta: «Me extraña mucho, en este banco es donde cobramos los policías».

Tras varias pesquisas, los agentes de la Policía Nacional no tardaron en averiguar la identidad del sospechoso. Los investigadores citaron al presunto timador en comisaría y, tras presentarse el sábado en dependencias policiales, acabó detenido. Los investigadores le imputan un presunto delito de estafa. El detenido posee antecedentes policiales por hechos similares, indicaron desde la Jefatura. Ha pasado ya a disposición judicial. La policía no precisa si ha ingresado en prisión.

Fotos

Vídeos