Un hombre dispara y hiere a otro en Requena tras discutir por la travesura de dos niños

La víctima recriminó a los hijos del agresor porque dispararon con un rifle de perdigones a varios perros y los menores le contaron el incidente a su padre

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Una travesura maligna de dos niños desencadenó un intento de homicidio en Requena y se saldó con la detención del padre de los menores por disparar a un vecino con una pistola modificada. La víctima resultó herida de bala en sus dos piernas y fue trasladada con urgencia a un hospital.

Los violentos hechos ocurrieron el sábado por la tarde después de que un vecino de Requena riñera a dos niños que estaban disparando con un rifle de perdigones a varios perros en el barrio La Loma. El dueño de los canes reprendió a los menores por su cruel comportamiento, sin que la regañina pareciera que tuviera mayores consecuencias, y los dos hermanos fueron a buscar a su padre para contarle el rapapolvo que se habían llevado.

Y en lugar de corregir a sus hijos, el hombre de 52 años cogió una pistola modificada para enfrentarse a su vecino y propietario de los perros. Según informaron fuentes de la Guardia Civil, el individuo disparó dos veces a la víctima y una de las balas atravesó una pierna del hombre y alcanzó también la otra extremidad inferior. Tras llamar un vecino al 112 para avisar de los tiros en plena calle, el Centro de Coordinación de Emergencias movilizó a la Guardia Civil y Policía Local de Requena.

Varias patrullas acudieron con urgencia al lugar indicado por el testigo para auxiliar a la víctima y detener al agresor. Este fue arrestado media hora después como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, según informaron las mismas fuentes del instituto armado. Tanto el detenido como la víctima son de etnia gitana y residen en el barrio La Loma.

Tras leerle sus derechos e informarle también del grave delito que le atribuían, los guardias civiles trasladaron al individuo al cuartel de Requena para identificarlo plenamente y encerrarlo en un calabozo hasta que fuera puesto a disposición del juzgado de guardia. El detenido ingresó ayer en el centro penitenciario de Picassent.

El 26 de agosto de 2014, un hombre de 60 años mató a su vecino de un disparo de escopeta en un bloque de apartamentos de Benicarló tras una disputa iniciada por los ladridos del perro de la víctima. El homicida no intentó escapar y fue detenido por los primeros guardias civiles que llegaron al edificio.

El fallecido, de 64 años y procedente de Cataluña, residía en verano en la localidad castellonense con su mujer y sus tres hijos mayores de edad, mientras que el autor del disparo, natural del País Vasco, llevaba un año viviendo en este municipio, donde había encontrado trabajo.

Tras la discusión por los ladridos del perro, el hombre de 60 años entró en su casa en la segunda planta para coger su escopeta de caza y salió al rellano para disparar a su vecino del primer piso. La víctima recibió un disparo en la cabeza. La mujer de la víctima sufrió una crisis de ansiedad. La Audiencia Provincial de Castellón condenó al homicida a 15 de cárcel por un delito de asesinato tras un veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular. La condena fue confirmada este año por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Fotos

Vídeos