Un hombre clava unas tijeras a su compañero de piso en la cabeza tras una discusión en Valencia

Hospital General de Valencia./Irene Marsilla
Hospital General de Valencia. / Irene Marsilla

La víctima estuvo a punto de desangrarse tras quitarse las dos hojas de acero antes de que el SAMU lo trasladara al Hospital General

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un hombre de nacionalidad ecuatoriana apuñaló a su compañero de piso en la madrugada de ayer tras una discusión porque el agresor había llevado a una mujer a la vivienda. Los hechos tuvieron lugar pocos minutos después de las dos de la madrugada en un piso de la calle Alcalde Albors. Alfonso T., de 37 años, clavó unas tijeras en la cabeza de la víctima, de unos 40 años de edad, en el comedor de la casa donde ambos vivían en habitaciones realquiladas.

El teléfono de emergencias 112 recibió el aviso del apuñalamiento a las 2.27 horas, según informaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias. Pocos después, la Policía Local de Valencia detuvo al agresor por un delito de intento de homicidio. Un equipo del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU) se desplazó con urgencia al lugar para asistir a la víctima y trasladarla al Hospital General.

Antes de que llegaran los policías y los sanitarios a la vivienda, el herido se quitó las tijeras que tenía clavadas en la cabeza. Esta acción agravó la hemorragia intracraneal y la víctima perdió mucha sangre. Los policías taponaron la herida y pidieron con urgencia una ambulancia, que llegó poco después.

Tras estabilizar al herido, los sanitarios lo trasladaron al hospital. Según el protocolo médico para asistir a heridos que tienen un cuchillo clavado en su cuerpo, el arma no debe de extraerse en la primera atención que recibe la víctima en el lugar de la agresión, ya que ayuda a contener el flujo de sangre. El SAMU inmoviliza el objeto punzante en estos casos para cerrar la herida y la extracción se realiza en el hospital, según informaron fuentes médicas.

Tanto el agresor como la víctima se encontraban en estado de embriaguez cuando discutieron por la presencia de una mujer en la casa. El individuo que les había alquilado las habitaciones no les permitía que llevaran a la vivienda a otras personas por la noche, según explicó a la policía uno de los inquilinos. Tras la brutal agresión, la mujer se asustó y huyó, pero fue localizada poco después por una patrulla de la Policía Nacional.

Tras recibir el aviso del apuñalamiento, varias patrullas de la Policía Local y de la Policía Nacional se movilizaron con urgencia. La calle Alcalde Albors se llenó de policías en pocos minutos. Los agentes de la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS), que antes de la última reestructuración policial en Valencia se denominaba Grupo de Operaciones Especiales (GOE), fueron los primeros que llegaron a la vivienda donde ocurrieron los violentos hechos. El herido estaba sentado en una silla, y el agresor tenía su ropa manchada de sangre.

Tras detener a Alfonso T., los policías le leyeron sus derechos y lo trasladaron al complejo de Zapadores, concretamente a la Inspección Central de Guardia (ICG), para que la Policía Nacional identificara plenamente al individuo y le tomara las huellas.

Fotos

Vídeos