Un hombre se atrinchera en su casa de Valencia tras intentar violar a una mujer

Un agente de policía en el portal del edificio donde se atrincheró el hombre. / Juan J. Monzó

La Policía ha logrado detenerlo después de que el hombre lanzara objetos por la ventana y amenazara con suicidarse |La mujer, de 25 años, ha logrado huir antes del encierro

JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Un hombre de 58 años y origen argentino ha sido detenido por la Policía Nacional después de una presunta agresión sexual a su compañera de piso, una joven de 25, en un piso de la avenida Pío XII de Valencia.

Siempre según las primeras reconstrucciones de la policía y de los testimonios recabados, los hechos han comenzado sobre las 6.30 horas, en un tercer piso en el que el sospechoso residía desde hace aproximadamente un mes. Al parecer, ambos se conocían y ella habitaba en la casa, pero sin existir una relación sentimental, sino simplemente de compañeros de piso.

Sobre esa hora la joven ha alertado por teléfono a un amigo y ha manifestado que la estaban agrediendo. Después el colega de la víctima se ha desplazado a la casa sin saber exactamente cuál era su puerta. Alarmado, ha avisado a la Policía Nacional y cuando los agentes han llegado al domicilio se han encontrado con la víctima, que abandonaba la vivienda con arañazos y signos de haber sido forzada. En ese momento, el reloj marcaba las 7.30 horas.

La detención del sospechoso ha sido complicada. No abría la puerta y además, a los primeros agentes que han contactado con él ha manifestado que iba a suicidarse. Al haber una vida en peligro, el juez ha autorizado la entrada por la fuerza en la casa. Antes, un negociador de la Policía Nacional ha tratado de convencer al pesunto agresor, pero sin resultado, pues ha apagado el móvil y ya no respondía.

Un bombero intenta recuperar de un árbol la mochila que podría haber lanzado el presunto agresor.
Un bombero intenta recuperar de un árbol la mochila que podría haber lanzado el presunto agresor. / Juan J. Monzó

Finalmente, y tras varios minutos sin contacto, especialistas del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional han subido a la casa y se disponían a echar la puerta abajo cuando ha sucedido algo inesperado. El sospechoso, de nombre Óscar, ha contactado con el portero del edificio a través del telefonillo. "¿Qué pasa, por qué hay tanta policía?", ha preguntado como si el asunto no fuera con él. "Dímelo tú a mí", ha respondido el conserje. En ese instante un policía nacional ha intervenido en la comunicación: "Por favor, abra la puerta, queremos hablar con usted".

De manera, inmediata, Óscar ha abierto la puerta y los GOES, que estaban preparados para la entrada por sorpresa, lo han reducido. Según fuentes policiales no iba armado ni ha opuesto resistencia.

La víctima ha sido trasladada para ser sometida a un análisis forense, como manda el protocolo judicial en casos de agresión sexual. El presunto agresor ha sido trasladado a un centro de salud de la ciudad para un reconocimiento, ya en calidad de detenido y bajo custodia policial.

Los bomberos han intervenido para recuperar algunos objetos personales de la víctima que el vecino de Pío XXII había lanzado por la ventana por una parte del edificio que recae a la plaza Baden Powell. Estos enseres han quedado enganchados entre las ramas de un chopo seco, de ahí la necesidad de una escalera de bomberos para poder recuperarlos.

Fotos

Vídeos